Vuelven los rumores de cesanteos sobre la planta precaria del Hospital Posadas

La batalla política y gremial nunca para en el Hospital Posadas. Luego del choque en el congreso provincial de ATE, por las diferencias entre la conducción regional y la rama más combativa, volvieron los rumores sobre más recorte en la planta de trabajadores precarizados, sobre contratos que vencen en junio.

El nosocomio amaneció hoy vigilado por un grupo de gendarmes que se ubicó en Acceso Oeste, como cada vez que hay amenaza de piquete sobre la autopista frente al nosocomio. Desde la izquierda y el kirchnerismo avisaron que era porque había «despidos» ya que no se había convocado a ninguna marcha.

Sin embargo, medios televisivos habían sido convocados para una conferencia a los pies del Hospital, mientras que empezaba a circular por la oposición una lista de despidos que supuestamente habría salido de la Dirección del Posadas.

Fuentes de ATE Morón la calificaron como «trucha».

«Estamos en estado de alerta y movilización. Llegó una nueva lista del hospital de 50 enfermeros franqueros a los que no se les va a renovar el contrato. No pudimos ver la resolución. Y podrían llegar telegramas a compañeros que se negaron a firmar contratos a junio, cuando sus contratos vencían en diciembre», sostuvo esta mañana Karina Almirón, una de las dos trabajadores que fueron reincorporadas en abril por una orden judicial. En el fallo se reconocía una tutela gremial por haber sido candidata en la lista de ATE que perdió las elecciones internas ante la conducción de Darío Silva, en diciembre.

Aparte, la trabajadora y militante del PO Jimena Lettieri explicó que llegaron telegramas «a 107 compañeros que tienen que firmar contrato en junio, cuando vencían en diciembre». De ahí que el que no firme se considere despedido.

Son contratos precarios que se renuevan hace años. En enero fueron dados de baja 124, muchos de los cuales pertenecían al área de enfermería y venían realizando paros en la guardia nocturna por la extensión de 10 a 12 horas, como ocurre con los médicos. Esos puestos ya fueron reemplazados por monotributistas.

Desde ATE, salieron a desmentir las denuncias e informaron que «por ahora no hay despidos. Es toda una movida de la CICOP y la izquierda». La conducción de Silva está siendo cuestionada desde la minoría de izquierda y la multisectorial que componen gremios K. «No armé ninguna lista negra», se defendió.