Con la presencia de Baradel, gremios docentes cruzaron a Vidal en su propio pago

En el marco del plan de lucha que prepara un nuevo paro para el miércoles 23, los gremios docentes realizaron una conferencia hoy en Morón, el distrito de la gobernadora María Eugenia Vidal, para cuestionar el modelo económico, el acercamiento al FMI y cuestiones ligadas con la Educación que no necesariamente son un flanco débil de la actual gestión.

«A mí me da vergüenza cuando la gobernadora habla de los comedores escolares. El 200% de aumento es para los medios de comunicación. Para los chicos son 19 pesos por alumnos, pero encima no hay cupos para todos», sostuvo el secretario de SUTEBA, Roberto Baradel, durante la conferencia que realizó la FUDB en la sede del sindicato de la Sanidad.

A la cita en el salón ubicado en Casullo al 200, en el centro de Morón, también llegaron los secretarios de la Federación de Educacores Bonaerense, Mirta Petroccini, y de Udocba, Miguel Díaz. Horas antes hubo una radio abierta en la Plaza San Martín. Mientras que ayer se realizó un «carpetazo» en varias Municipalidades y Consejos Escolares.

La contienda paritaria se endureció en las últimas semanas debido a la devaluación del peso y el recalentamiento de la inflación. La FEB decretó un paro poco después de que la gobernadora anunciara el adelanto de un aumento a cuenta del 10%, como ya había hecho en marzo y en abril, para que el salario no sufra un atraso mientras se estira la negociación.

Las posiciones no estaban muy lejos hace un mes. 20% querían los gremios. Más de 18% ofrecía la Provincia. La brecha estaba en una cláusula gatillo o de «revisión». Pero ahora Suteba salió a pedir un 25% de aumento para este año.

«46 mil millones de pesos es el presupuesto de Infraestructura. Nosotros preguntamos cuánto es el presupuesto para escuelas. Nos contestaron que es el 4% de todo el presupuesto. Hace un mes estuve recorriendo escuelas en Gral Rodriguez, que hace dos años que no la terminan», sostuvo hoy el líder de SUTEBA.

En el «carpetazo», los gremios incluuyeron las «denuncias de la situación crítica de la Educación Pública: Escuelas en ruinas, SAE, falta de cargos, cierre de cursos, licencias, IOMA, jubilaciones, etc». Si bien la pelea de fondo son las paritarias, las bases gremiales y políticas de los sindicatos se opusieron desde el año pasado a los cambios en la Escuela para Adultos (que debía separar a los adultos de los menores), la unificación de cursos (se denunciaron los «cierres») y la nueva metodología en el Servicio de Comedores, que se unificó y permitió elevar la dieta con carne y leche.