Nuevo Encuentro salió a mostrar a Ghi, pero su candidatura está en duda

A dos meses de que Nuevo Encuentro anunciara que Lucas Ghi será su candidato en Morón en 2019, no está claro el rumbo del ex intendente. Ayer participó de una reunión de la Mesa de Conducción local, donde se lo vio junto a los hermanos Martín y Hernán Sabbatella, pero hay rumores acerca de sus ganas de ser el último recurso del partido.

«La Mesa de Conducción de Nuevo Encuentro Morón se reunió anoche con Martín Sabbatella y el candidato a intendente de Morón Lucas Ghi. Analizaron los efectos de la crisis generada por el macrismo y los pasos necesarios para construir un futuro mejor y ponerle un límite al ajuste», comunicó el partido junto a una serie de fotos de ese encuentro.

«La unidad de la oposición es el camino para frenar el avance de este Gobierno y todos los sectores que integramos Unidad Ciudadana vamos a trabajar para conformar este espacio plural, democrático y popular que pueda poner a Lucas al frente del Municipio de Morón por el bien de toda la comunidad», se comunicó con el hashtag de campaña #Hay2019.

Pese a los anuncios, Ghi no se pone al frente de la campaña como referente. El propio jefe del partido salió hace unas semanas a lanzarlo como «el mejor candidato» del kirchnerismo de Morón y no faltó el aliado que saliera a pedirle internas por dentro de Unidad Ciudadana. Pero quién puede saber qué será de ese sello y del PJ dentro de un año.

Ni siquiera Cristina Kirchner, jefa de los Sabbatella (en la Mesa de Conducción de ayer hubo tres integrantes de la familia, incluida Camila, la hija del ex diputado), aseguró que será candidata. Es cierto que el propio Ghi confirmó que peleará por la Intendencia durante una entrevista radial. Pero fue su única aparición pública, y en una emisora militante.

Allí el propio concejal Juan Carlos Martínez volvió al aire con una tira diaria. Tal como le ocurría cuando era intendente, Ghi no tiene interlocutores. Pero sí amigos en algunos medios, donde se lo convoca pero se resiste a ir con señales de duda. Estudió periodismo. Hoy se gana la vida dando clases en una escuela y en la Universidad de Hurlingham.

Los rumores (y hay que tomarlos como tales) de quienes tienen llegada a Ghi por fuera del partido indican que no está seguro de participar de una elección en la que no es el referente nato. Ya no tiene 27 años. Por ahora, deja que los demás jueguen. Y apuesten por él. Hace tres años lo bajaron de la reelección. El escenario interno no ha variado mucho.