Detienen a un policía federal, acusado de robo a mano armada

Un agente de la policía federal fue detenido como sospechoso de haber asaltado a mano armada junto a un cómplice a un joven en Castelar. El uniformado declaró ante la Justicia que no recuerda nada de lo sucedido.

El hecho ocurrió el sábado a la madrugada, cuando dos jóvenes que circulaban a bordo de un Chevrolet Corsa le robaron las pertenencias a un transeúnte a quien amenazaron con un arma de fuego y luego escaparon del lugar.

Hijo de un integrante de una fuerza de seguridad y agente de la Federal que trabaja como chofer del Departamento Federal de Objetivos Estratégicos de la PFA, Lucas Facundo Frías tiene 22 años.

Cuando Frías se presentó a indagatoria ante el fiscal de la UFI N°8 de Morón, Fernando Siquier Rodríguez, y declaró, dijo que durante la madrugada del robo “estaba con amigos”, que estuvo “alcoholizado” y que le “metieron algo en la bebida”, por lo que no recordaba “nada” del hecho.

Todo comenzó durante la madrugada del sábado cuando Nicolás fue asaltado por delincuentes en un Chevrolet Corsa blanco, en el cruce de las calles Blas Parera y Berlín, partido de Morón.

Los delincuentes le robaron sus pertenencias tras amenazarlo con un arma y luego escaparon. Tras esto, el joven le contó lo sucedido a dos agentes de la Policía local que pasaban por la zona. Mientras denunciaba el robo, observó que por el lugar pasaba nuevamente el coche de los ladrones.

La sorpresa llegó cuando identificaron al sospechoso y establecieron que se trataba de Frías, agente de la Policía Federal en actividad y que estaba de franco de servicio. En su poder secuestraron un juego de llaves y efectos de la propiedad de la víctima. Lo que no encontraron fue el arma usada en el robo.

Frías fue detenido y trasladado luego a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Morón para prestar declaración indagatoria y allí adujo que no recordaba nada porque había estado “con amigos” y le “metieron algo en la bebida”.

Mientras buscan al cómplice, la causa fue caratulada como “robo agravado por el uso de arma de fuego”.