Senado aprobó ley que retrotrae tarifas: Macri tiene listo el veto

La lengua filosa y la poca memoria de Cristina, los mensajes encriptados de Pichetto, la herencia recibida acusada tardíamente por el macrismo: todo se redujo anoche a un extenso e infértil tratamiento sobre tarifas que en la práctica quedará en la nada, más servirá a la oposición para hacerle pagar el costo político al Presidente. La ley aprobada hace horas en el Senado y que retrotrae valores a noviembre de 2017 será vetado ni bien llegue a la Casa Rosada.

«No haber acordado es un fracaso», llegó a decir rionegrino que conduce cada vez menos al peronismo no K de la Cámara. «Ahora son los ciudadanos los que están subsidiando la rentabilidad de las empresas», arrojó la ex Presidenta.

La oposición había obligado al Gobierno a negociar, a último momento. Pero prefirió avanzar con la tapa de los diarios. Diarios y canales que responden a Cristina, claro. De ahí que Macri atara a todo el peronismo detrás de su poder de destrucción. No fue para negociar. Si no para polarizar. La elección 2019 parece que está a la vuelta de la esquina.

La oposición ejecutó en la madrugada de este jueves la ofensiva final contra Cambiemos y logró aprobar, con 37 votos contra 30, el proyecto que pone un límite a los incrementos de las tarifas. Con el destino del veto presidencial ya asegurado, el peronismo liderado por Miguel Pichetto, el kirchnerismo y otros bloques le enviaron una señal al Gobierno, que no consiguió imponer su iniciativa para rebajar el IVA de las facturas.

La iniciativa fue sancionada tras un debate agitado, que se extendió durante 12 horas. Si bien circuló durante la jornada la posibilidad de que el texto sufriera cambios y volviera a la Cámara de Diputados, la amenaza se disipó cuando se acordó votar el proyecto en general junto al articulado. Aunque senadores peronistas del interior del país cuestionaron que la ley sólo sea aplicable en el AMBA, donde prestan servicio Edenor y Edesur.

El proyecto, nacido de las usinas económicas del bloque Justicialista y el Frente Renovador, retrotrae las tarifas a los niveles de noviembre pasado y establece una actualización de acuerdo al Coeficiente de Variación Salarial (CVS) para los usuarios residenciales y al Índice de Precios Mayoristas para las pymes.

El oficialismo advirtió que el costo fiscal ronda los 75 mil millones de pesos. “Nadie dice de dónde van a salir esos fondos”, advirtió Esteban Bullrich, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, y agregó: “Entre hacer las cosas bien y hacerlas para la tribuna hay más o menos 50 mil millones de pesos” de diferencia.

En su dictamen de minoría, Cambiemos proponía reducir el IVA a la mitad para usuarios residenciales (10,5%) y en seis puntos para las pymes (21%), con un costo que orilla los 26 mil millones de pesos, compartido entre Nación y provincias. La propuesta había surgido de los gobernadores peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba). Pero la oposición la consideró insuficiente, y las presiones de Casa Rosada no surtieron efecto.

La flamante ley reunió los votos del interbloque Argentina Federal, con Carlos Menem incluido; el Frente para la Victoria-PJ, referenciado en la expresidenta Cristina Kirchner; la puntana Eugenia Catalfamo; el porteño Fernando “Pino” Solanas; la rionegrina Magdalena Odarda; el neuquino Guillermo Pereyra y dos de los tres senadores por Santiago del Estero -Ada Itúrrez y Gerardo Montenegro-.