Vázquez: «Estamos dispuestos a cuidar y defender la vida desde su concepción»

Cientos de personas de los distintos partidos de la diócesis de Morón participaron de la celebración diocesana de la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, que este año tuvo lugar en la Plaza 20 de febrero, de Ituzaingó Norte, donde el obispo Jorge Vázquez defendió la vida «desde la concepción», a días de que el Congreso debata sobre el aborto.

La celebración tuvo como lema “Jesucristo, pan de vida, alimento para nuestro camino”, en el marco del Sínodo Diocesano de Morón. Por eso, la celebración estuvo marcada por la invitación al camino que supone el sínodo, el primero que se organiza en la diócesis. Además, y al igual que en todas las diócesis del país, se rezó especialmente por la vida, desde el momento de su concepción hasta su fin natural.

En su homilía, el Obispo Jorge Vázquez recordó que en la Asamblea Eucarística “vivimos a pleno lo que somos: misterio de comunión, de fraternidad, de amistad, de Alianza, de tal manera que comulgar con el Cuerpo y la Sangre de Cristo es comulgar con los hermanos, recibirlos, aceptarlos, hacernos uno, pasando del yo al nosotros”.

Además, expresó que “Celebrar la Eucaristía es celebrar la Vida, la vida entregada por amor: la vida redimida, la vida transformada”.

“La vida es sagrada, nuestro Dios es el Dios de la vida, no es un Dios de muertos ni quiere la muerte, sino que el hombre viva. La Eucaristía que celebramos nos hace tomar conciencia del compromiso fundamental que tenemos con la vida”, dijo.

Y clamó: “Hoy, aquí, en esta Asamblea Eucarística Sinodal, reafirmamos que estamos dispuestos a cuidar y defender la vida desde su concepción hasta su fin natural, pues ‘somos el pueblo de la vida y para la vida’ (San Juan Pablo II)».

«Queremos cuidar y defender la vida de los niños y adolescentes que sufren la pobreza. Queremos cuidar y defender la vida de nuestros jóvenes víctimas de los mercaderes de la muerte; queremos promover y cuidar la vida de nuestras familias, para que nadie carezca de lo necesario para vivir dignamente; queremos defender y cuidar la vida de nuestros abuelos, escuchándolos, acompañándolos, respetándolos; queremos cuidar la casa común de todo tipo de contaminación», sostuvo el obispo.

Vázquez, quien se hizo cargo de la Diócesis el año pasado a pedido del Papa, invitó especialmente a la comunidad a participar activamente de la Colecta Anual de Cáritas que tendrá lugar a partir del sábado que viene.

«Todos nosotros estamos llamados a convertirnos en pan, en don para los demás, todos podemos decir de alguna manera, en la vida cotidiana, en la vida social, en las comunidades, (…) Lo quiere decir hoy la Iglesia de Morón al salir de la celebración al camino y la misión. Iglesia que se hace pan para el pueblo, que quiere partir y compartir el pan de la fe y de la esperanza, Iglesia que se hace ofrenda en el servicio de los pobres y descartados. Iglesia que comparte y acompaña a la gente. Iglesia que levanta y sana a los heridos”, indicó el obispo.