Pañuelazo en la Plaza de Morón, en respaldo de la despenalización del aborto

Organizaciones políticas y feministas realizaron un nuevo “pañuelazo” en la Plaza de Morón, de cara al tratamiento del proyecto de despenalización del aborto, que esta semana buscará su media sanción en la Cámara de Diputados.

De la jornada participaron la diputada de Unidad Ciudadana Mónica Macha, referentes del sabbatellismo, Libres del Sur y la izquierda, además de organizaciones feministas. El tema divide aguas en el peronismo y también en Cambiemos.

Es la primera vez en 100 años que el tema llega a ser tratado en el Congreso. La votación será apretada. La semana pasada diputados de cuatro comisiones consensuaron finalmente un dictamen del proyecto de ley de legalización del aborto más moderado del original que presentó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

El borrador elaborado por los diputados que respaldan la iniciativa se basa en el proyecto de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que ese colectivo presenta desde 2006, y recibió al menos 4 modificaciones en busca de sumar mayores consensos y tentar a los legisladores aún indecisos.

Entre esos cambios se analiza incorporar la objeción de conciencia, que habilitaría a los profesionales a ejercerla de manera individual, pero no así a las instituciones de salud.

#pañuelazomorón #AhoraEsCuando #EsAbortoLegalOClandestino

Posted by Sibila Botti on Sunday, June 10, 2018

 

Otra de las modificaciones está vinculada al artículo que habilita a las adolescentes de entre 13 y 16 años a practicarse un aborto sin la autorización de sus padres, punto que quieren eliminar para que esa situación quede supeditada a lo dispuesto por el Código Civil y Comercial.

También se analiza contemplar el aborto después de la semana 14 en casos de “malformaciones fetales graves incompatibles con la vida extrauterina” y de violación, en los que bastaría una declaración jurada de la mujer para realizar la práctica, sin mediar intervención judicial.

Una última modificación consistiría en poner a disposición de las mujeres que manifiesten voluntad de abortar la información necesaria para que tomen la decisión, que incluiría un período de reflexión obligatoria, e incorporaría medidas para reforzar la educación sexual además de crear consejerías de atención integral a cargo de equipos interdisciplinarios para acompañar a la mujer antes y después de la interrupción del embarazo.

El proyecto establece que “en ningún caso será punible el aborto practicado con el consentimiento de la mujer” y contempla penas que van de 3 a 10 años al que practique un aborto sin ese consentimiento, que se elevan a 15 años en caso de muerte de la paciente.

Otro punto clave es que se obliga a los hospitales públicos, prepagas, obras sociales sindicales, del Congreso, de las Fuerzas Armadas y PAMI a realizar la práctica médica del aborto.