El techo de las paritaras sube al 25% pero no desactiva el paro del 25

Mientras el techo de las paritarias se corre del 15 al 25% producto de la devaluación y la inflación admitida para este año en el Gobierno, la izquierda se propone cortar la calle este lunes y la mayoría de los gremios parar la producción nacional.

«Va a ser un paro total», vaticinó el vicejefe de Camioneros, Pablo Moyano. Su padre cerró el martes pasado una suba salarial anual del 25% más cláusula gatillo. Pedía originalmente el 27, motivo por el cual la semana pasada paró su sindicato.

El lunes se verán afectados los servicios de los trenes, micros, colectivos, taxis, subtes y aviones. Tampoco habrá bancos ni clases en las escuelas bonaerenses. En los municipios gobernados por el peronismo no habrá ventanillas abiertas.

El titular de la UTA (Unión Tranviarios Automotor), Roberto Fernández, confirmó que se sumarán a la medida de fuerza. Lo mismo ocurrirá con los Ferroviarios del Sarmiento y los Señaleros. El pedido general es el cambio de rumbo económico. El chivo expiatorio es el FMI. Los Bancarios se sumaron, pese a que ayer cerraron paritarias en 25%.

Los docentes todavía esperan un nuevo llamado al diálogo. Paran los que están en la CGT y los que están en la CTA, que son la mayoría. El frente combativo que conforma la multisectorial de izquierda se encargará de cerrar accesos a Capital.

La CGT Regional está dividida entre el moyanismo, la UOM y Estaciones de Servicio. Pero el Foro en Defensa del Trabajo y la Producción, de extracción kirchnerista, le pone sal al bloqueo. «Lo hacemos porque nos sentimos obligados a alzar la voz y llamar la atención de las autoridades nacionales frente a tantas medidas que generan pobreza y desasosiego social. Lo afirmamos una vez más: El Neoliberalismo mata», sostuvo ayer ese bloque en un comunicado.

Bajo el lema «La patria está en peligro», no se recurre a los índices del INDEC, donde quedan en evidencia las señales de la economía de los últimos años. Entre otras cosas, el Foro rechaza «la pérdida de la Independencia Económica, evidenciada en: • El deterioro creciente del trabajo y la producción nacionales.
• La destrucción del mercado interno.
• La pérdida de la Independencia Económica como consecuencia del acuerdo que se pretende firmar con el FMI
• El plan económico que muestra como único objetivo el enriquecimiento de los grupos económicos que sólo se dedican a la especulación financiera.
• La importación indiscriminada de bienes que pueden ser producidos en el
país, con la consiguiente destrucción del aparato productivo nacional,
fundamentalmente de las PyMEs, cooperativas y economías regionales.
Rechazamos la pérdida de la Soberanía Política, evidenciada en
• El abandono de los reclamos por las Islas Malvinas.
• La entrega del Arsat I y II a monopolios privados.
• La discontinuidad en la construcción de centrales de producción de energía.
• La desarticulación de la investigación científica y tecnológica por el desguace de instituciones como el INTI y el CONICET.
• El abandono de las políticas de integración con los países de América Latina,e incluso la acción diplomática directa contra algunos de ellos.
• La entrega de los recursos energéticos a monopolios privados.»