25J: La CGT exigió paritarias libres y la izquierda un plan de lucha más duro

El paro del 25, sin transporte público alguno y pegado al feriado del fin de semana fue un «éxito total», tanto para la CGT que lo había convocado en medio de la lucha por subir paritarias al orden del 25% promedio, como para los gremios de la CTA que adhirieron. Para la izquierda tuvo un carácter «dominguero» y exigió golpear más duro al Gobierno.

El triunvirato de la CGT conformado por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer, y Carlos Acuña, recargó las críticas contra el Gobierno en medio de la huelga nacional y exigió «respuestas», paritarias libres y «cambios en el programa económico».

La conferencia de prensa de la central obrera se llevó a cabo pasadas las 14 en el histórico edificio de la calle Azopardo al 800. El primero en tomar la palabra fue Schmid quien sostuvo que «un paro general es un fracaso del diálogo y de la política» y que se resolvió la medida «después de haber agotado todas las instancias».

«Las medidas instrumentadas (por el Gobierno) están afectando seriamente a los trabajadores, a las pymes, los comercios, las economías regionales, y los sectores vulnerables», disparó el dirigente de Dragado y Balizamiento.

«No nos vamos a resignar a que el ajuste pase por nuestras espaldas, el Gobierno tiene que cambiar su programa económico, que está llevando al desastre al pueblo argentino», remató.

La falta de transporte hizo del lunes un feriado en muchas escuelas que abrieron, pero estuvieron vacías, incluso en el orden privado. «Es altísima la adhesión al paro en la provincia de Buenos Aires», sostuvo Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), desde donde evaluó que el acatamiento está «entre un 90 y un 95%».

«En todas las paritarias se ha insistido sobre un 15%, que hoy ya es arcaico, pero jamás voy a firmar una paritaria a la baja. Hoy, mínimo, se está hablando de un 27% de inflación y otras visiones ya están superando el 30%», apuntó Petrocini.

La base de SUTEBA también se plegó al paro, pero los que movilizaron fueron los sectores de izquierda, como la rama La Matanza que conduce Romina del Pla. La diputada del FIT estuvo en el corte frente al Hospital Posadas esta mañana.

También asistió el ferroviario Rubén Sobrero, quien por la tarde abrió un acto central en Capital. Encendido, le subió el tono a las demandas. «Vamos a seguir empujando por esa huelga de 36 horas, por un plan de lucha para que caiga el Gobierno. Vamos por ganar las calles y la Plaza de Mayo. Vamos por tirar abajo todos los planes de esta derecha de mierda y de todos sus cómplices. Hay que echar a la mierda al gobierno de Macri», golpeó el delegado del Sarmiento.