Mabe prefiere importar sus productos y achica personal en Haedo

Tal como habían informado fuentes de la UOM Morón hace poco más de mes, la empresa de capitales mexicanos MABE no cerrará su planta de Haedo, pero la sometió a un fuerte achicamiento de su personal, debido a que decidió limitar su producción local para empezar a importar.

Al menos es lo que confirmó esta semana el secretario adjunto de la UOM Morón, Rubén Andrada. La multinacional, que tiene fábricas en San Luis, Colombia y México, habría resuelto unas 60 desvinculaciones a través de “retiros voluntarios”. Y se quedaría sólo con una dotación mínima, de unas 30 personas, para dar servicio técnico de los productos que vende.

La marca produce estufas, lavadoras, secadoras, refrigeradores, microondas, campanas, hornos y otros electrodomésticos de primera línea. En principio, había sido afectada por la baja en las ventas, pero era el costo laboral el que había definido la nueva dirección de la empresa.

“En la planta de Haedo, a partir de la semana que viene, sólo se va a recibir la mercadería para distribuirla”, contó Andrada. Y agregó: “Lamentablemente, esto es producto de la política de abrir de manera irrestricta las importaciones”. La novedad sería que sus productos los importe desde China, nueva meca del capitalismo salvaje, y no de San Luis o México.

En la Argentina, Mabe tiene su marca propia pero también comercializa Patrick y General Electric.
Mabe “está concentrando la fabricación de sus plantas en todo el mundo alrededor de productos específicos, con el fin de aprovechar mejor los recursos para no incrementar sus precios y ofrecer productos de calidad al consumidor final”. Ni siquiera la suba del dólar le hizo cambiar de parecer. No por nada había cambiado el año pasado a su jefa de RRHH.