SEOCA cruzó al dueño de El Abastecedor: «Es un negrero»

Luego de la denuncia por amenazas que realizó durante el paro del lunes pasado, el Sindicato de Comercio de Zona Oeste salió a contestarle al propietario de la cadena de autoservicios El Abastecedor, Jorge Munua, al que calificó de «negrero».

«La prensa canalla lo llevo a pasear por sus senderos de la ignominia informativa, en la misma jornada que los trabajadores escribían una carilla más de historia de la resistencia a los proyectos de sumisión y entrega de los trabajadores», reza hoy un comunicado del SEOCA, apuntado por el comerciante por los «aprietes» que sufrió en persona.

«Por allí andaba, queriendo dar cátedra sobre responsabilidad social empresaria», lo describió el sindicato señalado por las amenazas contra patronal y empleados del autoservicio ubicado en Brandsen al 2200 en Ituzaingó. Ese día el gremio había lanzado una acción directa contra las cadenas y grandes establecimientos, para impedir que levanten persianas.

Para el SEOCA, Munua se «victimizó» al contar cómo le quemaron cubiertas y pusieron pegamento en el candidato, hasta que llegó una custodia policial y un móvil de TN. A continuación hace un relato de las supuestas faltas de este comerciante.

«El Abastecedor resistió durante años la participación sindical en la empresa, e hizo todo lo que tuvo a su alcance, incluidos despidos de compañeros, para evitar que sus trabajadores tuvieran un delegado gremial que defendiera sus derechos», sostiene el gremio.

«Registró irregularmente a sus trabajadores, pagándoles en negro la mitad de su jornada de trabajo. Aun hoy muchísimos de ellos trabajan más de 8 horas diarias, y los tienen registrados como media jornada», se asegura y, en rigor, es lo mismo que había llegado a este medio de parte de aspirantes que habían pasado por entrevistas con RRHH.

«En consecuencia, nunca pagó las cargas sociales de sus trabajadores, en relación con la jornada de trabajo no registrada. De este modo, siempre compitió deslealmente con sus pares en la misma actividad. Y sacó ventajas de ellos, en detrimento de sus propios colegas empresarios. El Abastecedor obliga trabajar a sus trabajadores los días sábados por la tarde y domingo, sin abonar las horas extraordinarias, ni otorgar francos compensatorios de descanso».

Esto también es rigurosamente cierto. Aunque una falta no debería pagarse con otra. ¿Acaso no está el gremio para controlar? ¿Y la AFIP? Patronal, Estado y también gremios se supone que tienen obligaciones mucho más allá de la prensa.