BAPRO: Financiamiento a pymes y ajuste de la Caja Previsional

La banca pública fue y es materia de disputa económica y política. Mientras el presidente del Banco Provincia recorre cada municipio para explicar a los empresarios locales los alcances de los créditos blandos que lanzará para asistir al sector Pyme, el gremio se resiste al saneamiento de la caja previsional, que implica devolver la edad jubilatoria de 57 a 65 años.

La reforma previsional fue aprobada a fin de año a pedido de la gobernadora y mereció el rotal rechazo del sindicato bancario. En diciembre, la dueda de la caja previsional del Banco era de 30.000 millones de pesos. Y el déficit de 6.000 millones. El Banco tiene 10.470 empleados en tanto los pasivos son más de 15.000. A semejante descalabro se llegó bajo las últimas gestiones peronistas, que para financiar la Caja bajaron la edad jubilatoria, a cambio de subir el aporte.

Poco y nada tardó el Banco en volver a desfinanciarse. Pero además financiaba a la Gobernación, que le pedía plata prestada para llegar tapar agujeros fiscales en el mandato de Daniel Scioli. Los cambios tocaron privilegios, a los ojos del gremio apenas «derechos», y por supuesto reunió a la oposición a sostener una lucha que apunta a la cabeza de la gobernadora.

En una maratónica sesión con varios proyectos declarativos, este fue uno de los puntos que se tocaron ayer en el HCD de Morón. «Desde @UCMoron nos solidarizarnos con los trabajadores y trabajadoras del Banco Provincia y presentamos un proyecto para acompañarlos en la lucha ante el intento de Vidal de quitarles sus derechos previsionales», sostuvo Hernán Sabbatella. En el mismo sentido votaron Renovador y GEN. Cambiemos hizo valer su mayoría.

En el otro extremo, Curuchet baja al llano con la carpeta bajo el brazo. Aún con datos negativos en mayo, el sector productivo pyme pasó a ser el mejor aliado del Gobierno, que lanzó una batería de medidas en Nación y Provincia para sostener la inversión. En el Día de la Industria Pyme, la CAME recibió hace dos días a Mauricio Macri y a su Gabinete.

Esta viernes, Curuchet visitó Ituzaingó. Ya había estado en Morón. Este mes el BAPRO lanzó un fondo para créditos subsidiados por un total de $11.200 millones, con tasas que van del 20% y el 25% anual y con plazos de vencimiento entre cinco y ocho años.

Además, con el objetivo de darles liquidez a las pymes se flexibilizarán los requisitos para levantar las medidas cautelares trabadas en oportunidad de reclamos judiciales de ARBA. También se obligará a supermercados a poner más marcas en las góndolas, para garantizar competencia y facilitar a las empresas más chicas llegar al consumidor común.

Las líneas de crédito se dividen entre productivas y sectoriales. La línea productiva en pesos para inversión de capital y capital de trabajo tiene una tasa del 25% y su plazo es de cinco años. Se puede destinar a adquisición de equipos o construcción de bienes de capital.

Por otro lado se lanza una línea en dólares destinada a financiar la evolución comercial del ciclo productivo y a la adquisición de bienes y servicios para la exportación con una tasa de interés del 3,5 por ciento.

Entre las líneas de crédito sectoriales se destaca la línea Provincia Verde, con tasas del 24% en pesos, destinada a promover inversiones ecosustentables y contribuir a la eficiencia energética.

Otra de las novedades es que se otorgarán créditos para parques industriales con tasa fija del 20% en pesos a devolver en 84 meses. El objetivo de esta línea es fomentar la radicación de empresas en los 82 parques industriales.

También se pone en marcha una línea para pymes digitales con una tasa fija del 20% en pesos para la incorporación de hardware o software a pagar en 60 meses y una línea pyme de textil y calzado con tasa fija del 20% a pagar en pesos en 12 meses.