Debate en el Gobierno y el PJ por el control de las empresas Edenor, Edesur y AySA

En medio del debate por el déficit fiscal global, los gobernadores del PJ presionan para que el Estado Nacional deje de subsidiar y administrar las empresas eléctricas Edenor y Edesur; y de agua y cloacas, AySA, que operan sólo en el área Metropolitana. Sin embargo, para evitar un mayor ajuste en la Provincia, la gobernadora y los intendentes lo resisten.

La demanda incluye al área de transporte nacional, que sólo opera en Capital y GBA en el servicio de colectivos. El paquete – si se incluye además al Ente Regulador de Energía (ENRE) y el traspaso de la justicia porteña a CABA- implicaría una reducción de 110 mil millones de pesos a las arcas nacionales, cuyo costo sería transferido a Capital y Provincia.

Legisladores del Peronismo Federal ya presentaron proyectos tanto en Diputados como en el Senado para el caso de las tres empresas de servicios públicos.

Pero el principal impulsor de esta medida es el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti quien dijo que “hay que empezar a poner a todas las provincias en un pie de igualdad”, para hacer frente a una de las demandas del FMI: la baja del déficit fiscal.

En tal sentido reclamó que “inmediatamente” se traspase Aysa , Edenor y Edesur a Capital Federal y provincia de Buenos Aires “porque solo prestan servicios en esos distritos”.

Además, pidió “trasladar los gastos de los servicios de Justicia de la Capital Federal, que la pagamos todos los argentinos, a la ciudad”, al tiempo que anotó en la misma lista a los subsidios al transporte de Capital Federal y Buenos Aires, “donde hay cerca de 40 mil millones de pesos a esas dos jurisdicciones”.

La gobernadora, María Eugenia Vidal, recibirá más fondos este año y el próximo, pero no quiere que le suman más costos. Pero en la pelea tiene además la presión del peronismo territorial.

El lunes pasado, trece intendentes del PJ se reunieron en Lomas de Zamora y, además de un pack de definiciones políticas, acordaron resistir en bloque el posible traspaso de AYSA. Estuvieron el lomense Martin Insaurralde, Fernando Gray (Echeverría), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín), Mariano Cascallares (Brown)y, entre otros, Leo Nardini (Malvinas).

La paradoja es esa: los jefes peronistas del Conurbano aparecen en ese punto aliados a Vidal y enfrentados con el peronismo de las provincias.