La Brigada de El Palomar fue señalizada como ex centro de detención clandestina

El Gobierno señalizó hoy junto a organismos la 1° Brigada de El Palomar como un sitio de Memoria, en un acto que vino a confirmar la adhesión del municipio al programa nacional de DDHH, pero que le sirvió al kirchnerismo como excusa para volver a denunciar lo que considera un atropello, debido al avance de obras y de la actividad que tiene el Aeropuerto.

“Seguimos trabajando por la Memoria, la Verdad y la Justicia. A través de la Dirección Nacional de Sitios de Memoria, realizamos la señalización de la Primera Brigada Aérea El Palomar que funcionó como centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico-militar”, comunicó hoy la Secretaría de DDHH.

El secretario, Claudio Avruj, no estuvo, pero selló la incorporación del Municipal al programa nacional hace un par de semanas en la Casa de la Memoria. El Chalet del Hospital Posadas y el Gorki eran los únicos espacios señalizados durante el kirchnerismo. Recién el año pasado le tocó el turno al ex Centro de comunicaciones de la Fuerza Aérea (RIBA).

Y ahora se hizo lo propio con uno de los centros denunciados por los organismos, lo cual revivió la polémica por el espacio.

“Repudiamos la destrucción del Sitio de la Memoria”, comunicó el sabbatellismo que se hizo presente en el acto de hoy.

mapa_senalizaciones_sitios_memoria

“Hoy señalizamos con @SDHArgentina un Sitio de la Memoria en la I Brigada Aérea de El Palomar (son 187 desde diciembre de 2015, este es el segundo en Morón), pero algunos lo critican e insultan a los funcionarios que impulsan estas acciones. ¿Los Derechos Humanos no eran de todos?”, publicó la presidenta del HCD de Morón, Analía Zappulla.

Y agregó irónica: “El coordinador de DDHH de Morón, David Brignole, fue insultado y tuvo que escuchar a quienes dicen que defienden la memoria de las víctimas de la Dictadura y que Amado Boudou es una víctima de Comodoro Py”.

El kirchnerismo y los organismos se quejaban desde principios de año de que no fueran consultados a la hora de establecer el proyecto del Aeropuerto y las obras sobre los hangares, que fueron paralizadas durante enero por un amparo.

En parte tienen razón. “En este hangar nos bajaban y nos daban la primera murra. De acá también salieron vuelos de la muerte”, expuso Soraida Martín, víctima de Mansión Seré, durante la audiencia de abril en la biblioteca de El Palomar. Consultas previas quizás no hubieran evitado la polémica, pero mantener el respeto y las formas era algo básico.

No obstante, fue el kirchnerismo el que primero usó esa Base como aeropuerto, en 2010. También denunció hechos represivos en la Base de Morón Sur cuando el intendente actual quiso hacer la jura de la bandera, en 2016. En el gobierno de Cristina Kirchner, no obstante, armaron fiestas con la Fuerza Aérea como organizadora, a la que fueron multitudes, autoridades nacionales y locales, y allí convivían políticos y militantes con uniformados que eran calificados como “héroes de Malvinas” y no como herederos del terror de Estado. El reclamo ahora suena bastante extemporáneo.

Durante el proceso de ubicación del Aeropuerto, que será internacional a partir de noviembre y ya es el octavo más visitado del país, la oposición no dudó en utilizar a figuras de DDHH para intentar que la Justicia frenara las obras en la Base. Creyeron en la fidelidad de la juez federal Martina Forns, que frenó el proyecto para luego dar un paso al costado.

En abril el juez Néstor Barral resolvió el levantamiento completo de la medida cautelar que pesaba sobre la Brigada Aérea y los vuelos la aerolínea Flybondi. Asimismo, autorizó la continuación de las obras en el sector de los hangares militares, pese a que ese lugar estaba incluido en la ley de “SITIOS de MEMORIA” (26.691). La norma fue sancionada en julio de 2011, pero el proceso de ubicación fue mucho más lento que el debate. Morón ya tiene su tercero.