Macri frena el traspaso de Aysa a la Provincia

Luego de la jugada del peronismo para obligar por ley al Gobierno a traspasar la empresa AYSA a la Provincia y ahogar financieramente a Vidal y a los intendentes del GBA, el Gobierno dio marcha atrás con ese proyecto, que se estudiaba en el marco del paquete de ajuste fiscal.

Detrás de la resistencia estaban la gobernadora, los caciques del Conurbano y el secretario del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingieri.

Impulsado por legisladores del PJ de Córdoba, Sergio Massa y el senador Miguel Ángel Pichetto, gobernadores peronistas reclamaban traspasarle a Vidal el financiamiento de AySA, Edenor y Edesur.

Un pedido expresado por el cordobés Juan Schiaretti, tal vez el mandatario más cercano a Mauricio Macri, y por Juan Manuel Urtubey, precandidato presidencial del PJ.

Ese traspaso tendría un costo aproximado de 110 mil millones de pesos para la Provincia

Vidal y su jefe de gabinete, Federico Salvai, se reunieron ayer con Nicolás Dujovne para analizar el costo de los traspasos. Las negociaciones continuarían el jueves.

AySA no será transferido. El freno al traspaso es el primer triunfo político de Buenos Aires en la puja con los gobernadores peronistas. La administración Vidal, y los municipios bonaerenses, se ahorrarán así tener que absorber el costo de 15 mil millones de pesos en obras de cloaca y agua.

Los interlocutores de los intendentes peronistas ante Vidal fueron Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Juan Zabaleta (Hurlingham), dos distritos donde se impuso Unidad Ciudadana en 2017.

Ahora la puja entre Vidal y el peronismo «dialoguista» se centrará en el traspaso de las empresas eléctricas. Ese plan también estaría descartado aunque la Casa Rosada aceptó debatir sólo la transferencia de los subsidios que otorga Nación para que los asuma la Provincia. Pero sin transferencia de las empresas.

Luego de la devaluación y de la suba de tarifas, sumada la extinción de un techo en materia de metas inflacionarias, la situación social en el conurbano requiere cada vez de mayor contención política. Allí radica la queja de la administración Vidal y de los intendentes peronistas ante el reclamo de los gobernadores de traspasarle los costos por subsidios a la generación de energía al Gobierno bonaerense.

Más allá de ese conflicto por la empresa de aguas y las eléctricas, hasta ahora 13 gobernadores ratificaron su respaldo al pacto fiscal. Vidal, Urtubey, Schiaretti, Omar Gutiérrez, Domingo Peppo, Gustavo Bordet, Alfredo Cornejo, Sergio Uñac, Gerardo Morales, Hugo Passalacqua, Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Weretilneck; y Mariano Arcioni.

Hoy, en la sede del Consejo Federal de Inversiones continuarán las negociaciones en una cumbre que reunirá a los ministros de Economía de todas las provincias para avanzar en un esquema acordado para aprobar el Presupuesto 2019.

(Fuente: Ámbito.com)