Por el modelo “low cost”, gremios aeronáuticos van al paro

Los gremios del sector aeronáutico activarán una medida de fuerza el próximo viernes 13 de julio que comprenderá la paralización de todos los vuelos a nivel nacional. Será por 24 horas, en protesta por la eliminación del piso tarifario que protegía a las grandes aerolíneas y permitirá a las “Low Cost” ofrecer precios todavía más bajos que hoy.

La medida confirmada por Pablo Biró, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), también contará con la adhesión de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), la Unión del Personal Superior y Profesionales de Empresas Aerocomerciales (UPSA) y la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA).

“El Ministerio de Transporte viene haciendo oídos sordos a todos los pedidos que hacemos los trabajadores. Las empresas extranjeras están alzándose con beneficios que ni siquiera obtienen en sus países de origen. No se cuida la seguridad de los pasajeros, se flexibiliza nuestro trabajo. Por todo eso, se decidió llevar a cabo un paro por un tiempo a definir”, dijo Biró.

A través de un comunicado remitido hace instantes, los sindicatos expusieron las principales causas que apuntalan la decisión de imponer un nuevo paro. En concreto, las organizaciones denuncian:

– Quita de la banda tarifaria.

– Achicamiento del grupo de bandera y falta de un plan para la empresa pública.

– Ingreso de empresas que no firman convenios colectivos.

– Actividad de empresas extranjeras que no realizan inversiones en las filiales nacionales.

– Falta de reciprocidad en los acuerdo bilaterales.

– Modificación de la normativa aeronáutica y degradación de la seguridad operacional.

– Liberalización de los servicios.

“Por lo expuesto y ante los graves incumplimientos y políticas aplicadas que tornan un futuro incierto para el sector aéreo degradando la seguridad operativa, poniendo en riesgo a los usuarios y los trabajadores, como así también comprometiendo la fuente laboral y las condiciones básicas de los aeronáuticos, los gremios damos inicio a un plan de lucha en pos de regularizar esta situación”, concluyeron los sindicatos en el documento.

Mientras tanto, avanzan con las obras en la Base de El Palomar, a la espera de nuevas aerolíneas y de la apertura internacional de la pista, prevista para noviembre. El sector quiere duplicar la cantidad de pasajeros. Las Low Cost dicen que por eso no compiten con los micros de larga distancia, que recorren miles de pueblos; ni tampoco con Aerolíneas, que mejoró sus servicios y dejó de ser la caja de La Cámpora (por ende, dejó de ser deficitaria para el Estado).

En la pequeña terminal habilitada en febrero -administra Aeropuertos Argentina 2000-, sólo opera Flybondi. En los primeras semanas la aerolínea tuvo complicaciones por contar con sólo un avión, a lo que se sumaron desvíos por factores climáticos a Aeroparque. Sin embargo, ya cuenta con cinco aviones y vuela a 12 destinos desde El Palomar.

El domingo sumó la ruta desde el nuevo aeropuerto a Iguazú. Según indican en la empresa han transportado a más de 240 mil pasajeros y “el 20% vuela por primera vez en su vida”.

Además llegar a un nuevo destino, la aerolínea low cost esta semana recibió la noticia que esperaba: la eliminación de los precios mínimos en los pasajes para ofrecer pasajes más baratos, como pedía desde que empezó a volar en El Palomar.

Pero según adelantaron en el Gobierno, Flybondi no estará sola mucho tiempo más en El Palomar. Las chilenas JetSmart y Sky podrían empezar a volar desde el Oeste al interior del país y a Santiago de Chile. “JetSmart nos solicitó una serie de rutas para operar desde Santiago de Chile hacia distintas ciudades del interior del país, entre ellas El Palomar, para lo cual le han puesto fecha a partir del mes de noviembre”, comentó Tomás Insausti, titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) a Télam. Además, Flybondi adelantó que volará a Montevideo, Punta del Este y Asunción.

Mientras avanzan las obras en la “terminal satélite”, que tiene un costo de $ 7 millones y son licitadas por AA2000, ya proyectan otra ampliación y una readecuación de la terminal actual por $ 40 millones, un paso obligatorio para convertir a El Palomar en aeropuerto internacional.

Fuente: i Profesional y Clarín