La Policía Local de Ituzaingó salió a circular con su escuadrón motorizado

En un acto frente a la Municipalidad y sin presencia de funcionarios de Provincia, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, presentó las 40 motos que utilizará a partir de hoy la Policía Local para vigilar las calles. En medio de una tensa relación con el Ministerio de Seguridad, insistió con que las compró con recursos propios y pidió manejar esa fuerza.

Luego de varios meses de acumular polvo y sin que en Provincia se enteraran de la compra, finalmente el municipio giró la documentación requerida por el Ministerio (patentamiento y seguros) para ponerlas en servicio. Recibieron una habilitación “precaria”, según informaron hoy dirigentes de Cambiemos.

Según el intendente, las motos se adquirieron “con fondos propios, con el propósito de reforzar el patrullaje en las zonas aledañas a las escuelas del distrito, en el horario de ingreso y egreso de los alumnos y las alumnas”.

El dato podrá ser cierto, pero no exactamente preciso. Es que el Minicipio invierte en seguridad, pero a su vez recibe dinero que se distribuye por fuera de la ley de Coparticipación. En 2016, recibió más de 5 millones de pesos por el fondo de Seguridad. Según datos del Ministerio de Economía, ese fondo se discontinuó, pero se engrosaron otros que también sirven a las comunas para hacer frente a sus políticas de seguridad, infraestructura, salud, asistencia social y educación.

Este año Ituzaingó lleva acumulado (enero a junio) unos $257 millones en concepto de fondos provinciales. Más de $6 millones corresponden al fondo de Infraestructura de 2017, que se discontinuó por la demora en la rendición de cuentas. Este año ya recibió 10 millones por ese concepto, más otros tantos de un Fondo Solidario. Son recursos que se acordaron junto con el Presupuesto y el Endeudamiento provincial, por el cual el peronismo apoyaría ambas leyes necesarias para las administraciones públicas. Se reparten los fondos. Luego el uso termina siendo discrecional. Y lo que se gasta se le atribuye la gestión local. Son reglas del juego. El Estado es uno solo, pero la pelea política es por el rédito.

Terminada la discusión por las motos (al menos por ahora), Descalzo también aprovechó para pedir por la Policía Local.

Desde que se discutió la ley en 2014 los intendentes del GBA quieren tener una fuerza propia, como los fondos para conducirla. Pero aquel debate se frustró y lo que salió por decreto ministerial fue un híbrido. En campaña, María Eugenia Vidal prometió mejorarla. Y así lo hizo, aumentando el tiempo de formación, aunque el año pasado comenzó el proceso inverso a la descentralización, frenando primero las escuelas locales y luego incorporando su personal a la Bonaerense.

Ya son 33 comunas las que anularon los convenios locales. Todas del interior de la Provincia. Los intendentes del PJ vienen insistiendo en las Policías Locales pasen a las comunas, algo que está cada vez más lejos.

“Tenemos la convicción de seguir trabajando en este tema si bien las políticas en materia de seguridad son responsabilidad del Gobierno Nacional y Provincial. Todas estas inversiones son necesarias, pero resultan insuficientes. Por eso seguimos insistiendo en la necesidad de descentralizar la Policía Local para que los municipios podamos hacernos cargo de esta Policía de cercanía”, pidió hoy Descalzo.

La discusión no es nueva. La idea de que intendentes tengan fuerzas armadas de su lado era resistido en 2014 hasta por el cristinismo duro, aparte del progresismo y la izquierda. Tampoco lo quiere Vidal. De todas formas, hay otras maneras de aportar a la seguridad. Cámaras de video, centrals de monitoreo, alarmas. Hoy no hay comuna que no las tenga.