Desbaratan una banda que se dedicaba a instalar decodificadores truchos

La Policía Bonaerense desbarató a un banda que instalaba ilegalmente servicios de cable, Internet y telefonía con decodificadores y módems robados a las empresas del sector. En total detuvieron a nueve personas de entre 22 y 43 años.

Tras la investigación, se hicieron diez allanamientos en Morón y La Matanza. Durante los operativos secuestraron 223 decodificadores, 16 módems, 30 controles remoto, routeres, cables HDMI, transformadores y herramientas.

Los “decotruchos” eran empleados de firmas tercerizadas que trabajaban para las compañías de servicios de telecomunicaciones. De hecho, habían montado una empresa paralela que ofrecía cable, internet y teléfono por un pago por única vez de $4.000.

Las autoridades informaron que una de las empresas de telecomunicaciones perdió casi seis millones de pesos con esta maniobra. La firma se vio perjudicada no solo por el valor de la instalación que nunca cobró, sino porque cada decodificador que los empleados contratados le robaron cuesta 150 dólares.

Como la banda ofrecía el servicio a través de las redes sociales, los clientes que los contactaban sabían que la maniobra era ilegal. A partir de las escuchas telefónicas ordenadas por el juez a cargo del Juzgado de Garantías N° 2, Raúl Alí, los investigadores confirmaron que le cobraban a cada “cliente falso” de las empresas de telecomunicaciones $1.500 por única vez solo por el servicio de cable y $4.000 si les habilitaba también Internet y los canales de fútbol. Después del pago, el servicio estaba garantizado por dos años.

En caso de que la compañía descubriera la estafa y bloqueara el decodificador y el módem, el “cliente” llamaba a los delincuentes a su celular y le cambiaban el aparato por uno nuevo.

Una vez hecho el tendido de cables y la instalación, los integrantes de la banda llamaban al Call Center, se hacían pasar por usuarios y utilizaban tarjetas de crédito “clonadas” o robadas para ingresar los datos y habilitar la conexión. Por su parte, las empresas se enteraban de la maniobra recién a los tres meses porque generalmente los dos primeros son bonificados.