El Palomar: Un Aeropuerto que no opera con lluvia y una aerolínea en problemas

En el comienzo de las vacaciones de invierno, en la primera semana de verdadera exigencia, tanto el Aeropuerto de El Palomar como la aerolínea Flybondi no dieron la talla ante la demanda. En el Ministerio de Transporte admitieron que la pista estará lista dentro de un mes para operar con lluvia o neblina, mientras que un fiscal federal pidió suspender directamente los vuelos de cabotaje de la empresa low cost, por el pequeño siniestro que sufrió en Iguazú.

Luego de 12 cancelaciones y del polvo que levantó el roce de un avión con la pista en un despegue en falso en Misiones, Flybondi quedó en la mira de la Justicia otra vez. Hace apenas 5 meses que empezó a operar desde El Palomar.

Si bien lunes y martes hubo pasajeros varados en otras ciudades, el problema operativo está en la Brigada Aérea, que no estaba preparada para cumplir con todas las normas de seguridad necesarias para superar condiciones climáticas no ideales para volar. Hace dos meses que el Gobierno encaró reformas, ampliaciones, para tener todo listo para octubre.

A partir de noviembre operará vuelos internacionales. La chilena Jetsmart ya fue habilitada para unir Santiago de Chile. Pero, por ahora, no puede cumplir con todos los servicios de cabotaje contratados, porque el tiempo no acompaña.

“En El Palomar se requiere una visibilidad mínima de 2700 metros para aterrizar, por la configuración del aeropuerto, obstáculos, balizamiento y tecnología en sí. Ya se hizo un reacondicionamiento del ILS (sistema de aterrizaje) y resta un procedimiento que deben cumplir Flybondi y Aeropuertos Argentina 2000 para poder reducir esa visibilidad mínima requerida a 1400 metros”, explicaron desde Transporte.

En un mes el Aeropuerto debería contar con la tecnología necesaria. Flybondi, en tanto, es un problema aparte. Si antes era observado por sus costos, como por las demoras, se le sumó el accidente del domingo.

A raíz de esto, el fiscal Franco Picardi, que reemplaza a su par Jorge Di Lello en el marco de una causa por irregularidades de la low cost, le pidió al juez Torres considerar la posibilidad de ordenar la suspensión se los vuelos hasta tanto organismos técnicos evalúen la situación de la línea aérea, es decir si está en condiciones de garantizar la seguridad.