Silva presentó lista por la CTA Atónoma y cuestionó el uso político de las protestas en el Posadas

El actual secretario regional de la CTA Autónoma, Darío Silva, confirmó lista para buscar ser reelecto en la interna del 8 de agosto, aunque las elecciones están aún en duda por las impugnaciones presentadas ante el Ministerio de Trabajo.

Silva confirmó ayer que se presentará con la lista Negra y Blanca, con el número 13, debido a que el oficialismo le entregó el N° 1 a Karina Almirón, una trabajadora del Hospital Posadas que fue reincorporada semanas atrás por un amparo judicial. El reclamo contó con el apoyo del secretario de ATE, Hugo Godoy, que va como adjunto de la CTA nacional.

El problema es que este sector de la Central de los Trabajadores sufrió una fractura a fines de 2016. Su conductor, Pablo Michelli, se consideró reelecto el 28 de junio pasado. La escisión que encabezó Godoy la impugnó. Lo mismo hizo Michelli con el llamado a elecciones de agosto. El ministerio de Trabajo los citó para intentar reunificar ambos sectores.

Silva, secretario de ATE Gran Morón, culpa a Godoy por sus ambiciones políticas, similares a las de Hugo Yasky, quien es diputado por Unidad Ciudadana y a su vez conductor de la CTA de los Trabajadores, tras el quiebre del 2010.

El secretario nacional de ATE es a su vez parte de Unidad Popular, la fuerza que lidera Víctor De Gennaro y que el mes pasado presentara el frente «En Marcha» junto con Libres del Sur, el Movimiento Evita y el MST, entre otras fuerzas.

«Esto viene desde que Michelli no estaba de acuerdo en armar un frente político desde la CTA. Esto desembocó en otra división: Godoy es apoderado de Unidad Popular. Ahí empiezan las diferencias. Las ambiciones de los dirigentes terminan haciendo pedazos una organización. Es una división que viene compleja», sostuvo Silva, quien aclaró que sigue siendo «CTA Autónoma» hasta septiembre, por lo menos.

«Esto a nosotros nos duele mucho. Somos flexibles por la situación de hoy. No estamos de acuerdo en muchas cosas y por eso Godoy nos quitó el 1 del oficialismo como medida de castigo. Pero vamos a participar igual», apuntó el dirigente.

Consultado sobre la situación del Hospital Posadas, Silva apuntó también contra la multisectorial que avanzó con un frente de lucha: «Se desvincularon unos 70 enfermeros. Pero esto no debilita la atención. El Hospital no puede dejar de funcionar, por los trabajadores y por la Salud de la comunidad. Hacen falta enfermeros, gente en mantenimiento, pero uno trata de consolidar es que el hospital funcione. El que viene a trabajar, trabaja. Hay que recalcarlo, lamentablemente. Porque hay sectores que se quejan, pero nosotros no vamos a defender lo que no se puede».

«Los trabajadores que vienen a laburar los bancamos. Hay otra gente que utiliza al Hospital como un bunker para fines políticos o personales, apuntando a una futura elección siempre. En eso no estamos de acuerdo. Los conflictos en torno al Hospital siempre son conducidos por referentes políticos. No se puede jugar con la Salud», aseguró hoy Silva.

Silva oficializó su lista este miércoles en el Chalet del Hospital Posadas, donde tiene su búnker: «No somos obsecuentes de ningún dirigente. Somos muy ortodoxos en cuanto a nuestros acuerdos así que vamos a participar de la elección en Morón y después veremos cómo se van dando los distintos acuerdos. De lo que sí estoy seguro es de que nosotros no vamos a acordar con ningún espacio que no representa a los trabajadores y que no se encuadra dentro de nuestros ideales de lucha y defensa de sus derechos», destacó.