Aprueban pagarle a Telefónica una deuda de $700 mil en celulares

Sobre el cierre de otra intensa sesión en el HCD de Morón, la oposición corrió hoy al oficialismo con dos temas ligados a la transparencia: los gastos en celulares por parte del municipio y los aportes de campaña de la última elección.

Era el último asunto de la jornada. El proyecto de ordenanza bajo llegaba con dos dictámenes bajo el N° 75. Uno autorizaba al Departamento Ejecutivo a pagarle a la empresa Telefónica más de 700 mil pesos por la facturación de equipos de celular del último trimestre de 2017. En el año ese insumo le costó al Municipio más de dos millones en total.

Cambiemos tuvo que imponerse con el voto que desempata la presidenta, Analía Zappulla, por 13 a 12, para abonar la deuda. El dictamen de la minoría giraba sendos pedidos de informes sobre tres nombres que ya no pertenecen al Ejecutivo.

«Sin ponerse colorados, y mientras en el Hospital Municipal no hay ni guantes ni gasas – comunicó el sabbatellismo con la verborragia habitual- los concejales de Tagliaferro aprobaron en la sesión de hoy el pago de 354 celulares de funcionarios, asesores y concejales por más de 700 mil pesos, del último cuatrimestre del año 2017».

«El insólito expediente con el listado de las líneas de celulares que incluye también a funcionarios que ya no estaban en funciones, a una persona que no es personal municipal y a concejales oficialistas, entre otras irregularidades», denunció.

Los tres nombres que sobresalían eran los del concejal Juan Nardo, Sebastián Cinquerrui (quien renunció a la Secretaría de Seguridad en febrero de 2017) y Charly Simons, que en realidad era el ex secretario de Gobierno Carlos Rebagliatti, según aclaró el Ejecutivo.

«¿Simons es su nombre artístico?- no, pero tiene una banda- ¿El Ejecutivo paga celulares de concejales?», se burló el edil de Unidad Ciudadana Diego Spina. «Perdí el celular la semana pasada y me tuve que comprar uno nuevo. No sabía que el HCD disponía de una partida, me hubiesen participado», se sumó el renovador Jorge Laviuzza. Sandra Yametti (GEN) comparó el gasto en celulares con lo que sale «iluminar cuatro manzanas o equipar tres centrales de monitoreo».

El extenso expediente contenía información al detalle, pero con folios un tanto confusos. La concejal María Eugenia Brizzi, conocedora del manejo administrativo, explicó: «Hay documentación de más, porque era para Economía. Es un exceso de transparencia. Hay muchos errores porque se ha foliado mucho, hay errores, y hay que salvar esos yerros en las foliaturas».

«Al lado de cada funcionario se indica la Secretaría donde está el equipo. El celular de Cinquerrui siguió cargado a su nombre en la Secretaría durante unos meses, pero fue entregado tras su renuncia. Lo mismo el de Rebagliatti. Se tardó en cambiar internamente la asignación. Pero el Teléfono sigue en Seguridad. Simons es Rebagliatti; y no se pagó después de que renunció. Son teléfonos de flota, y no de funcionarios, aunque aparezcan vinculado a sus mails».

Antes de votar, Sabbatella no se contuvo y preparó la sesión que se viene con la denuncia de los aportes de campaña, que hoy apenas coló en el debate: «¿De donde salieron los fondos que disfrazaron? ¿del narcotráfico?», preguntó en voz alta.

Y disparó al oficialismo: «Son parte de una asociación ilícita. Es un tema que la sesión que viene no la podemos dejar de lado. La gobernadora acaba de despedir a la contadora de la Provincia por ser la responsable de la campaña ilegal».

Emiliano Catena cerró ese debate: «Aportamos porque confiamos en un proyecto. Lo hicimos porque teníamos una actividad privada y no vivimos del Estado. No somos todos iguales y quedó demostrado cuando el 48% de los vecinos nos votó».