Macri recibió a los padres de la Policía asesinada en Ituzaingó

Mauricio Macri recibió hoy en la Quinta presidencial del Olivos a los familiares de Lourdes Espíndola y Tamara Ramírez, las policías asesinadas el fin de semana pasado en Ituzaingó y Glew. Prometió «estar encima para que estos crímenes no queden impunes y se haga justicia».

Estuvieron presentes los padres de Lourdes Espíndola, Juana Poleri y Juan Carlos Espíndola, y los de Tamara; Sandra González y Serafín Ramírez; además de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; y el jefe de la Superintendencia General de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni.

El martes, el mandatario se había comunicado por teléfono con Juan Carlos Espíndola para expresarle sus condolencias y adelantarle que quería recibirlos en la residencia presidencial. El sábado, su hija esperaba el colectivo en la Colectora de Acceso Oeste para volver a su casa, fue increpada por al menos dos sujetos que la balearon en el cuello para robarle su arma reglamentaria.

Los delincuentes escaparon en un Renault a contramano de la calle Quintana, a pocos metros de la colectora del Acceso Oeste. Antes de morir, la víctima llegó a enviarle un mensaje a su esposo, Fernando Altamirano, quien también es un integrante de la fuerza policial: «Me tiraron un tiro, me muero», le escribió.

Lourdes fue operada de urgencia en el Hospital Posadas. Pero el domingo, los médicos le diagnosticaron la «muerte cerebral» y un estado «irreversible».

Dos personas fueron detenidas por ese crimen en Ituzaingó Sur. Entre ellos un hombre de 37 años, con antecedentes de portación ilegal de arma de guerra, que podría ser el autor del asesinato.

Después localizaron a un segundo sospechoso, Pablo Manuel, quien se había escapado de su casa. El delincuente cayó gracias a un llamado al 911, en donde una persona lo denunció por haber querido vender el arma de la víctima en un barrio cercano al lugar del ataque.

«Es importante que ustedes se expresen, que reclamen a la Justicia que estos delincuentes no tienen que salir», les dijo Macri a los padres de las víctimas.

La que tomó la voz también fue la madre de Tamara, que le expresó al Jefe de Estado: «queremos justicia por nuestros hijos, por nuestras familias y para que otras familias no tengan que pasar por estas situaciones».

El mandatario les contestó «Como sus hijos, hay muchos jóvenes policías que salen a la calle y se enfrentan a esas mafias, delincuentes o narcotraficantes y la mayoría de las veces los sorprenden fuera de sus horarios de trabajo».

«Nada de los que se pueda decir va a calmar el dolor de este momento, y los entiendo. Todo lo que digan tienen razón porque el valor de la vida es lo más importante», finalizó el Presidente.