A 4 días de que se defina la ley del aborto, pañuelos celestes y verdes volvieron a teñir el debate

A cuatro días de que la ley se debata en el Senado, militantes a favor de la interrupción legal del embarazo y los antiabortistas volvieron a expresarse públicamente. La “ola celeste” fue al Obelisco y seguirá mañana en otras provincias. En tanto hubo otro “pañuelazo verde” en Morón.

Grupos feministas de izquierda, desde el Partido Obrero hasta Libres del Sur, llevaron su reclamo a la Plaza San Martín, para que sea la política la que defina y no la Iglesia. El proyecto que recibió media sanción en la Cámara Baja está a punto de naufragar. No logró dictamen de comisión, por lo que podría caer su tratamiento si el peronismo federal o Cambiemos no aportan los votos para habilitar su tratamiento el próximo miércoles 8/08. De haber consenso, de todas formas la cuenta daría negativa a hoy, por 36 votos a 32, sobre 72 bancas.

La izquierda y el kirchnerismo preparan una nueva movilización al Congreso el miércoles (aunque ese día la CTA Autónoma define internas entre estatales) tal como hicieron durante la vigilia de junio. Fue una sesión histórica, donde por primera vez en 100 años se debatió modificar la ley penal que condena y prohíbe el aborto, para legalizar y garantizar su acceso dentro del sistema de salud hasta la semana.

En la Cámara de revisión hubo tres posturas. Por la sanción, por el no, y por flexibilizar el proyecto y llevar la barrera legal a la semana 12 de gestación. En el medio se dijo de todo. Cualquier cosa con tal de convencer a los indecisos. Algunos, como la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, firmaron el dictamen a favor pese a que había trabado el debate durante su presidencia. El ex presidente Carlos Menem, en tanto, definió recién esta semana que daría su voto por la negativa, en caso de haber sesión. Mauricio Macri había habilitado al tratamiento y prometido que no vetaría la reforma en caso de salir aprobada, para disgusto del Papa. Un sacerdote hasta amenazó con excomulgarlo.