En medio de la tormenta, Cambiemos sale a “defender la gestión”

Aunque no es sábado de timbreo, los principales dirigentes de Cambiemos no se quedan quietos. El intendente de Morón salió a caminar con el “Gabinete Móvil”. “Hay que defender la gestión”, advirtió la gobernadora, María Eugenia Vidal, el martes pasado a referentes “sin tierra”.

“Como todos los días, el equipo de Morón está en la calle. Ahora estoy recorriendo Haedo, escuchando a vecinos y comerciantes y charlando sobre las obras que no paran y están cambiando el barrio”, comunicó Ramiro Tagliaferro. El jefe comunal no suele participar de los timbreos de Cambiemos, ya que los ministros apuntan a las comunas donde no gobiernan, y tiene su propia estrategia el resto del año.

El viernes también salió de recorrida. Y se mostró con empresarios del distrito que comenzaron a exportar sus productos a Bolivia, con ayuda de la Secretaría local de Producción.

Más allá de los problemas económicos, en el Gobierno no sólo entienden que es el momento de “bancar” sino de mostrar en qué invierte el Estado. En abril, el remodelado y mejorado Registro de las Personas de Ituzaingó volvió a su antigua sede, tras las reformas, y nadie se enteró.

Luego de dos años y medio el oficialismo tiene más músculo en tierras donde antes de 2015 apenas había un puñado de militantes. Y empezó a organizarse de cara a 2019. El martes, sin fotógrafos ni comunicados, Vidal recibió a los eventuales candidatos en comunas donde hoy Cambiemos es oposición y avisó que se lanza a la reelección. Los exhortó a defender a la Provincia y a cuestionar a los jefes municipales.

En el almuerzo en la Plata estuvieron por Ituzaingó los concejales Gabriel Pozzuto, quien acaba de inaugurar local en Belgrano y Juncal, y Gastón Di Castelnuovo. Por Hurlingham estuvo Lucas Delfino, subsec. del Ministerio del Interior. Pero hubo tres referentes de Merlo, donde la interna es mayor a la fuerza que ejercen sobre el intendente Menéndez. Lo mismo sucede en Moreno, con Aníbal Asseff y Leo Cóppola.

Pozzuto es de la idea de que Cambiemos necesita empezar a demandar en los distritos donde no gobierna. “Vidal estuvo con el intendente Descalzo en una fábrica de ascensores la semana pasada. Después de las fotos fueron inspectores del municipio a querer clausurarla”, explicó.