Tras la rebaja de las tarifas, Flybondi volvió a fallar en el servicio

Cientos de pasajeros volvieron a quedar varados en el Aeropuerto de El Palomar. Aún sin lluvias, la empresa Flybondi, que había culpado a la falta de equipos técnicos para operar con baja visibilidad en la Base Aére, volvió a cancelar vuelos. El miércoles habían rebajado los precios.

Tal como ocurrió en las vacaciones de invierno, la línea Low Cost no pudo dar un buen servicio a la creciente demanda. Desde mitad de semana que no existe más el piso en la tarifa aérea, por lo que las dos empresas modelo del Gobierno salieron a protagonizar una guerra de precios.

Flybondi vende tramos desde 200 pesos, mientras que Aerolíneas Argentina lo hace desde $500, siempre que se compre el boleto con un mes de anticipación. La intención del Ministerio de Transporte el aumentar la cantidad de pasajeros, como lo viene haciendo los últimos años.

Sin embargo, El Palomar todavía opera con problemas. Desde el jueves, la compañía viene cancelando buena parte de sus servicios. Ese día suspendió ocho vuelos desde El Palomar hacia y desde Bariloche, Mendoza y Córdoba, y dos que hacen el trayecto Córdoba-Bariloche.

El viernes, en tanto, se cancelaron los servicios que conectan El Palomar con Iguazú y Mendoza. Lo mismo ocurrió el sábado, con la suspensión de cuatro servicios entre El Palomar e Iguazú y entre esa localidad y Córdoba.

Este domingo, según la información oficial, la empresa también presenta varios inconvenientes: ya canceló vuelos entre El Palomar y Salta, Neuquén, Bahía Blanca y Tucumán, y presenta demoras en casi todos sus servicios.

Según expresaron pasajeros en comunicación con el canal C5N, la empresa no les brinda respuesta en el aeropuerto de El Palomar, y ofrece reprogramaciones para dentro de 48 y 72 horas.

Particularmente complicada es la situación de un contingentes de alumnas de entre 5 y 6 años que debían regresar este domingo a la provincia de Neuquén, pero quedaron varadas.

Además, tanto sobre la empresa como sobre el aeropuerto de El Palomar pesa un pedido de suspensión de actividades por parte del fiscal Jorge Di Lello por razones de seguridad.