Gremios movilizan el cierre preventivo de escuelas y piden “inundar” de reclamos la Provincia

La movida gremial por la emergencia edilicia en Moreno amenaza con llevar el conflicto a toda la Provincia. Gremios docentes bajaron línea para que se multipliquen las denuncias en los consejos escolares y direcciones distritales. Y logró que varias escuelas del Conurbano se sumen al cierre preventivo decidido por los directores de los colegios de Moreno.

Esta mañana, dirigentes de SUTEBa, el FEB y UDOCBA estuvieron en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, reclamando la apertura de paritarias y denunciando las condiciones de los establecimientos educativos. El líder gremial estuvo al pie del cañón el jueves pasado, minutos después de que un aula volara por el aire, inluida la vicedirectora. La militancia presente (docentes o no) expulsó a los funcionarios que intentaron acercarse para auxiliar.

La extrategia gremial exculpó los consejeros escolares y al intendente Walter Festa, y responsabilizó al interventor de Cambiemos. El fin de semana lo acusó de robarse documentos del Consejos Escolar. Un video de dudosa procedencia del que nada se distingue. Denuncias a ciegas que recorrieron medios kirchneristas, que siguen eludiendo el tema judicial.

El Consejo no funcionaba, pero son los consejeros de Unidad Ciudadana los imputados por quedarse con dinero de los comedores escolares, a través de una facturación trucha con la que habrían desviado en 2017 casi 3.6 millones de pesos.

La gobernadora, María Eugenia Vidal, todavía no habló, pero advirtió que lo hará con las pericias y la documentación en mano. La Provincia envió matriculadosa controlar edificios y reubicará a los chicos de la Escuela 49 entre otras tres.

En tanto, una delegación de siete psicólogos se reunió esta mañana con el equipo de treinta docentes de la escuela 49, en el Rotary Club, para determinar un plan y trabajar sobre la salud mental de la comunidad afectada por la explisión.

El gremio fue subiendo la apuesta política. “Hay que inundar de denuncias”, corrió la voz un docente de Moreno. La orden bajó a varios distritos del Conurbano. Hoy hubo escuelas cerradas en Merlo, General Rodriguez, José C. Paz y Avellaneda.

En la Escuela 69 de Merlo, por ejemplo, se notificó con un cartel pegado en la puerta del establecimiento. “Familias. Nos vemos en dictar clases ya que la escuela presenta los siguientes problemas. Falta de luz. Falta de agua. Perdida de gas. Peligro de caída de mampostería. Paredes electrificadas. Filtraciones de baños. Faltan matafuegos”, reza el cartel.

Como nunca antes los gremios docentes hicieron pesar su poder, mucho más partidizado que en otras épocas. Es cierto que han venido haciendo denuncias. También es cierto que los recusos, aunque no sobren, tampoco se saben administrar.

Por eso es clave que se pueda diferenciar una necesidad de una emergencia. “Inundar” la Provincia de reclamos no hace más ahogar al sistema. Es como si todos llamaran al 911 al mismo tiempo para ver si funciona: sólo logrían un colapso.

En Moreno, Cambiemos denunció que el municipio utilizó el fondo docente para pagar la recolección de residuos. La intervención tampoco pudo sacar al Consejo Escolar de la parálisis, con sus integrantes suspendidos. Y lo pagó con el escrache.