Nuevo Encuentro se inmola: “Boudou fue condenado por defender los intereses del pueblo”

Lejos de tomar distancia del condenado Amado Boudou, el Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella salió a responder por el ex vice de Cristina Kirchner, tras la condena por el caso Ciccone que lo envió a prisión por 5 años y 10 meses y lo inhabilitó de por vida para cargos públicos.

“Lo que están haciendo con Amado Boudou puede pasar porque hay una parte de la justicia colonizada por los intereses económicos que representa este Gobierno. Las corporaciones lo castigan porque formó parte de un proyecto que afectó esos intereses en pos de una Patria más justa”, sostuvo la diputada de Unidad Ciudadana Mónica Macha, esposa del ex intendente de Morón. Ingresó en diciembre, tras un mandato como senadora provincial.

Su compañero de bancada Adrián Grana (ex titular del HCD de Morón y ex secretario de la gestión Sabbatella) también tuiteó esta tarde: “El revanchismo no tiene límites. El partido judicial sigue operando según los designios del oficialismo. Fuerza compañero”.

Otros referentes nacionales estuvieron ajenos al fallo, más preocupados por la suerte de su jefa, que fue citada a declarar por la causa de las coimas el 13 de agosto y esta misma tarde definía en el Senado si allanaban o no sus propiedades. Por ahora sigue con fueros y libre de prisión.

Por lo pronto Boudou tuvo hoy su última oportunidad de aportar algo más y no lo hizo. Su ex testaferro, Alejandro Vandebroele, fue condenado a 2 años de prisión en suspenso por su colaboración en la causa de la imprenta.

El ex vicepresidente fue condenado a 5 años y 10 meses de prisión e inhabilitación para ser funcionario público. Los jueces además pidieron su detención inmediata. Está en la cárcel de Ezeiza. Lo encontraron culpable de los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en la causa por la venta de la calcográfica ex Ciccone. Deberá pagar una multa de $ 90 mil.

‏Ante el TOC N° 4 Boudou reiteró su inocencia en la compra de Ciccone. El kirchnerismo duro lo defiende, porque defiende a Cristina, y a la idea de que Gobierno moviliza las causas penales su antojo. Sabbatella también está procesado. Y su partido depende de los votos de CFK.

“Abrazamos al compañero Amado Boudou, condenado y perseguido por haber defendido los intereses del Pueblo”, apuntó el ex titular de la AFSCA. Desde el kirchnerismo siempre se argumentó que el ex ministro de Economía pagaba el costo de la estatización de las AFJP, un negocio que armó y cerró el PJ en el Congreso por orden de sus jefes políticos (de Menem a Cristina). En el medio se perdió 1/3 de los aportes que se pagaron a las empresas. El Estado no se los reconoció a los jubilados que volvían al Estado. Fue un asalto “legal”.

“El establishment político, mediático y judicial no se banca que haya formado parte de la transformación del país a favor de los más vulnerables”, apuntó hoy Sabbatella. En tanto, sus concejales y referentes de Morón se mantienen ajenos, dedicados a las cuestiones locales.