Tras las críticas y amenazas, renunció el interventor del Consejo Escolar de Moreno

El interventor del Consejo Escolar de Moreno, Sebastián Nasif, presentó su renuncia ante el ministro de Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny. Alegó haber recibido amenazas por la investigación sobre los consejeros K. Su cargo podría ser ocupado por Ana Karina Politi, anterior presidenta del Consejo Escolar del municipio de Malvinas Argentinas.

La semana pasada la tragedia de la escuela Primaria 49 despertó una voraz lucha política por las responsabilidades del hecho.

Si bien el Consejo estaba intervenido desde el año pasado y hacia Nasif apuntaron los cañones de los gremios y del Municipio, también es cierto que los consejeros escolares de Unidad Ciudadana habían sido suspendidos por las sospechas de hechos de corrupción.

Hechos confirmados por la Justicia, que imputó a cuatro por el presunto delito de “defraudación” en el manejo del fondo de comedores escolares (SAE).

Recién el jueves pasado la gobernadora, María Eugenia Vidal, rompió el silencio y culpó al intendente Festa y a sus consejeros de desviar fondos o de por lo menos no invertirlos en lo urgente. Son recursos coparticipables para Educación, que se descentralizan.

Pero no supo explicar si el interventor estaba a cargo o no de las reparaciones u obras. La Justicia investiga las pericias y la documentación sobre la empresa que debía controlar las escuelas. La 49 en particular había sido revisada por un gasista horas antes de la explosión que dejó dos muertos.

Por eso esta semana hubo un operativo especial en las escuelas, muchas de las cuales fueron cerradas por un amotinamiento de gremios y directivos. La intervención no supo dar respuestas, desde lo operativo al menos, a las demandas más urgentes, más allá de a quienes se reemplazó.

Ayer, los docentes volvieron a realizar una march de silencio en homenaje a Sandra y Rubén. En lo que va de la gestión, el intendente recibió 275 millones de pesos provenientes del Fondo Educativo. Lamentablemente, el 80% de ese dinero no fue destinado al arreglo de las escuelas sino a pagar sueldos de los empleados municipales”, redactó Vidal en la semana. Culpas repartidas en todo caso.

Nasif había sido candidato a consejero escolar de Cambiemos el año pasado. Un dirigente de Aníbal Aseff, uno de los armadores locales del PRO (fue candidato del FR en 2017 y cuentan que es amigo de empresarios cercanos al PJ en el Oete), y cuyas acciones han caído rápidamente.

Desde el Ejecutivo provincial ayer hicieron circular la denuncia penal que presentó Sebastián Nasif. En una parte del largo escrito dijo que él, su esposa y sus tres hijos recibieron “comentarios por vía de las redes sociales como: hay que prenderle fuego la camioneta y hay que quemarle la casa; publicaron en redes sociales mi domicilio; recibo llamadas de números sin identificación en cualquier momento del día con mensajes aterradores; una persona le dijo a mi hijo ‘dónde está escondido tu padre’; a mi hija le llegó una captura de pantalla donde se observa el domicilio de nuestra casa; familiares y amigos nos manifiestan su preocupación por los comentarios violentos que escuchan por los medios y las redes. A ello hay que sumar el temor que nos causa deambular por las calles de Moreno y de nuestro barrio”, enumeró.

Nasif ligó estos hechos con “las denuncias penales (que presentó tras asumir como interventor) contra casi todos los ex consejeros escolares y contra tres empresas proveedoras de alimentos para los colegios del distrito (…) Las denuncias me trajeron enemistad con una parte importante de la comunidad educativa (de Moreno) pues le llevaron la idea de que era una persecución ideológica”, le señaló al fiscal en turno.