La Justicia detuvo al gasista que había controlado a la escuela 49 de Moreno

Finalmente la Justicia habló, o mejor dicho actuó, en la investigación que había iniciado por la explosión de gas en la escuela N° 49 de Moreno: Este lunes detuvo al gasista que había controlado las instalaciones el día anterior a la tragedia, acusado de homicidio culposo agravado.

Se trata de Chistian Ricobene, el matriculado que había revisado las instalaciones del instituto un día antes de la tragedia en la que murieron la vicedirectora Sandra Calamano (48) y el auxiliar docente Rubén Rodríguez (45). En su primera declaración, había dicho que sólo lo habían contratado para revisar las estufas. Y reconoció que en la mañana de la explosión recibió un llamado porque había olor a gas.

El gasista es proveedor del Consejo Escolar de Moreno, intervenido desde octubre del año pasado y a cargo desde entonces de Sebastián Nasif, quien renunció la semana pasada. Ante la UFI 8, el detenido habría dicho que debía realizar unas pruebas que requerían primero ventilar la sala en la que se produjo la explosión. Y que Calamano lo habría instado a volver aquel jueves por la mañana “porque estaba apurada”.

En la Justicia investiga si el gasista habría cerrado la llave de paso que abastecía de gas a la estufa que presuntamente perdía. En su defensa, el matriculado habría señalado que Calamano o Rodríguez abrieron esa llave de gas. Tampoco pudo comprobar si estaba matriculado. Podrian acusarlo también de falsedad ideológica hasta defraudación al Estado, puesto que estaba contratado. Mañana lo indatarán.

Según el comunicado oficial de la Fiscalía General de Moreno, “la explosión tuvo su génesis en un escape de gas producido en la ‘salita de cambio de funciones'” y confirmó que el miércoles un gasista matriculado se presentó en la escuela “a revisar las instalaciones”. La inspección habría sido luego de que las autoridades de la escuela insistieran ante el Consejo Escolar por la existencia de una pérdida de gas.

Sobre la causa de la explosión, una pericia preliminar realizada por los Bomberos sostenía que la víctima habría intentado prender la luz o encender una pava eléctrica o anafe en una sala repleta de gas. Durante la inspección se encontró una perilla del anafe “en posición de abierto”.

La tragedia generó una psicosis, aprovechada políticamente en un distrito y un Conurbano con un alto atraso en inversión y servicios públicos.

Los directivos de las escuelas de Moreno no han retomado las clases. Medida cruzada con una suerte de boicot político, que radica en llenar de denuncias los Consejos Escolares, donde el peronismo se cruza de brazos o se suma a los reclamos que en su lugar debiera atender.

Los intendentes K, en tanto, salieron a declarar la “emergencia edilicia”, como en Merlo, o a mostrar la manquera en que van a maquillar algunos establecimientos. Fotos de gacetillas que no alcanzan para explicar en qué gastan el Fondo Compensador Educativo, que sólo en el primer semestre de este año repartió 4 mil millones de pesos a los municipios bonaerenses. El 90% se gasta en sueldos de personal municipal.

La semana pasada se envió desde el Ministerio de Educación una cuadrilla de matriculados para revisar todos los establecimientos y llevar tranquilidad. El interventor ya no está. Los consejeros de Unidad Ciudadana están suspendidos. El paro seguiría al menos hasta el viernes.

En algunas escuelas no quieren perder más días y dan clases en la vereda