Descalzo visitó al Obispo de Morón y volvió a agitar el fantasma de 2001

Los intendentes Alberto Descalzo, de Ituzaingó, y Juan Zabaleta, de Hurlingham, se reunieron con el Obispo de Morón, Jorge Vásquez. Ayer, pero sin foto, el Monseñor había recibido a la ex diputada y jefa del GEN Margarita Stolbizer.

“Que el Obispo de Morón nos brinde sus palabras de apoyo y compromiso en estos tiempos de tanta necesidad nos ayuda a seguir concretando las acciones concretas que permitan palear los resultados de la recesión”, indicó Descalzo, quien podría ir por su sexta reelección consecutiva. De conseguirlo sería la última por la nueva Ley electoral.

“Lamentablemente volvió el hambre que es algo que no veíamos desde el 2001 y los intendentes estamos muy cerca de esas demandas y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para que no sufran las familias y para restituir la paz social”, agregó en un comunicado.

Tras aquel 2001 Descalzo se benefició con el cambio de Gobierno, ya que pasó (sin pena ni gloria) algunas semanas como ministro de Seguridad de Carlos Ruckauf, el gobernador que se escapó por la ventana ni bien asumió Néstor Kirchner.

Poco le duró la aventura provincial al cacique del PJ de Ituzaingó, que en 2005 dejó a Duhalde y se puso primero en la fila del FPV. Zafó de la “causa ñoquis” (estaba imputado, se ordenó el archivo) por aquellos meses. Hoy tiembla por los arrepentidos K.

En su distrito la Secretaría de Transporte que administraba Ricardo Jaime financió el túnel de Ratti (con IECSA). Y Nación también le costeó el palacio Municipal. La obra del PAMI merce otra causa. Como Ruckauf, Descalzo azota el miedo y reparte reclamos, sin rendir cuentas. Hace una semana prometió empezar a invertir la tercera parte de lo que le bajaron de Fondo Educativo. Le pone un logo municipal a las obras de AySA. En los tiempos K eso no sería posible.

El Municipio viene de recibir reclamos de comedores y merenderos, que no reciben ninguna ayuda. Como en 2001, Ituzaingó sufrió un primer intento de saqueo a un supermercado chino. Fue en el barrio San Alberto, el refugio de los votos de Descalzo, que viene de perder dos de la tres últimas elecciones, con el beneficio de la duda en el medio (2015).

Ayer Stolbizer se cuidó de no comentar lo que charló con el enviado del Papa. El Obispado no difundió fotos, ni comunicado. Con lo cual todo quedó a criterio de los intérpretes. Vázquez tiene uno de los puntos de asistencia social más importantes de la Carlos Gardel, junto con un programa de la Provincia. La propia Vidal suele visitar su capilla. Es cierto que al Gobierno el falta autocrítica. Pero es demasiado pedir que el cacique del PJ predique con el ejemplo.