A la tragedia ahora se suma otra denuncia: Investigan el secuestro de una docente de Moreno

El Suteba denuncó que una maestra de Moreno fue secuestrada, torturada y amenazada de muerte por “hacer ollas en vez de dar de clases”. La noticia fue confirmada rápidamente por el Ministerio de Educación, que se sumó a los repudios y acompañó la denuncia judicial. Para el Procurador General, Julio Conte Grand, se trata de una denuncia creíble.

Según el titular del gremio, Roberto Baradel, a la docente Corina De Bonis la secuestraron y le pusieron una bolsa en la cabeza. Luego, con un punzón, le escribieron en el cuerpo “dejá de hacer ollas” y le dijeron varias veces, mientras la agredían físicamente, “volvé a dar clases y deja de cocinar”.

De Bonis asiste a un Centro de Educación Complementaria de la zona norte de Moreno, en el límite con San Miguel.

Según contaron en el sindicato, la víctima en los últimos días “se dedicó básicamente a cocinar porque las escuelas, como todos saben, no tienen clases”.

A 6 semanas de la explosión en una escuela de ese distrito, son muchos los establecimientos que siguen sin brindar clases por decisión de sus directores, aunque hay docentes que lo hacen hasta en la vereda. Se suponía que a esta altura todas las escuelas habían sido revisadas. Pero a la tragedia y la conflicto gremial y político se suma ahora esta denuncia.

La Dirección Gral. de Escuelas emitió un comunicado urgente en el que se “repudia profundamente el lamentable hecho de violencia que sufrió hoy la docente Corina De Bonis cuándo se dirigía hacia su domicilio desde donde cumple funciones en el Centro Educativo Complementario 801”.

“Estamos acompañando a la docente con nuestros inspectores de la Dirección de Psicología Social en la UFI 5 de Moreno para radicar la denuncia correspondiente. Junto con el Ministerio de Seguridad, de Justicia y la fiscalía estamos trabajando para poder esclarecer lo antes posible este lamentable hecho”, indicó la cartera de Gabriel Sanchez Zinny.

SUTEBA agregó sospechas: “A Corina la venían apretando con volantes por dedicarse a cocinar en vez de ir a dar clases. Le dejaban panfletos que decían: ‘pará de hacer política y anda a dar clases’ o ‘la próxima olla la vas a cocinar en el cementerio de Moreno’. Ahora mismo está presentando todas estas pruebas en la fiscalía”, expresó Baradel.

Y agregó: “Lo primero que hice ni bien me enteré fue llamar a Cristian Ritondo y exigirle seguridad para todos los maestros. Y le dije que lo único que esperamos es que el gobierno de Vidal en su conjunto repudie este hecho”, concluyó el sindicalista.

Después de confirmarle la información a Clarín, Baradel encabezó una conferencia de prensa en la sede de Suteba y allí insistió en que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad Cristian Ritondo deben hacerse “responsables” de “cuidar a los chicos y a los docentes”.