Tras una nueva protesta de médicos, el Directorio del Hospital Posadas desmintió rumores y justificó despidos

La Asociación de Profesionales el Hospital Posadas cumplió hoy con una nueva ronda de protestas, por una ola de despidos que determinó la renuncia de otro director. El Directorio desmintió el cierre de sectores y aseguró que hubo desvinculaciones justificadas por supuestos “incumplimientos” horarios por parte de personal médico del nosocomio.

De acuerdo a la versión oficial, el conflicto se suscitó a partir de que se empezaron a registrar los ingresos por el sistema de “datos biométricos”. Esto fue en marzo y según respondió el Directorio a través de un comunicado (al menos rompió el silencio), se empezaron a constatar “incumplimientos severos de la carga horaria”, lo que motivó despidos.

“Es la primera vez que tocan a los guardapolvos”, deslizaron desde ATE Morón hace un par de semanas, cuando el conflicto estalló. Hasta ese entonces habían volado básicamente los enfermeros y otros empleados contratados que venían realizando medidas de fuerza. El primer gran corte fue en diciembre, luego en marzo. En julio renovaron a otros.

Pero a los despidos se sumaron algunas renuncias. Esta semana se sumó el secretario de la Fundación Posadas, el Christian Kreutzer, Jefe del Equipo de Cirugía Cardiovascular Infantil del Hospital Posada, quien no estuvo de acuerdo con los despidos. “Todo su equipo, acompaño la decisión y presentó su renuncia. El Hospital Posadas ya no cuenta con cirugía cardiovascular infantil”, había señalado un mensaje que caminó por redes sociales y portales de noticias.

Según trascendió, 80 trabajadores comenzaron a recibir un nueva tanda de telegramas de despidos, motivo por el cual este mediodía los médicos convocaron a una nueva asamblea para poder confirmar el número de cesantías notificadas.

De acuerdo a estas versiones, entre los profesionales despedidos están una neumonologa infantil de equipo de Fibrosis Quística; pediatras especializadas en el tratamiento de niños con Síndrome de Down, deglución y ecografía infantil; una hepatóloga infantil y enfermeros de las unidades de Oncología y Terapia Intensiva, entre otros especialistas.

A todo esto, desde la conducción seccional de ATE, que ya venían enfrentada con la CICOP, el kirchnerismo y la izquierda (a la que vencieron tanto en la interna de los estatales como en la de CTA Autónoma de hace un mes atrás), volvieron a cuestionar la estrategia política de ese sector.

“Si el concepto de renuncia, tal como la entendemos, significa resignarse a algo de manera voluntaria, cualquiera sea el motivo no puede menos que causar sorpresa, como en este caso, cuando un equipo de profesionales que en protesta de una decisión llámese arbitraria o injusta, decide renunciar en forma corporativa”, concluyó en un comunicado.

Y agrega: “Los que no somos profesionales, hemos atravesado por situaciones semejantes, y de ningún modo hemos propiciado la renuncia en masa de nuestros compañeros. Al contrario, la defensa de un trabajador, requiere de la necesidad de establecer canales de comunicación con las autoridades, empaparse de lo que ocurre y discutir los hechos con responsabilidad”.

Por último, la conducción de Darío Silva pidió “dejar atrás los egos y reflexionar seriamente acerca del compromiso con la salud pública y la comunidad”. “Al Hospital Posadas, lo hacemos funcionar entre todos y la discusión favorable o no, forma parte de ese funcionamiento. Por eso no renunciamos”, sostuvo oficialmente ATE Morón esta tarde.