Cambiemos rechazó la emergencia educativa en Morón, donde el kirchnerismo quiere auditar el Fondo Educativo

La bancada de Cambiemos rechazó esta tarde un proyecto firmado por los cinco bloques de la oposición, por el cual se pretendía declarar la “crisis presupuestaria y edilicia” en la educación pública y el servicio alimentario escolar de Morón.

El oficialismo salió a defender, con su mayoría (en rigor la mitad del recinto), una posición política que ayer recibió otro golpe con la denuncia del secuestro y tortura de una docente. Aunque desde los gremios se cuidaron de hacer una acusación directa, Unidad Ciudadana Morón lanzó un comunicado en repudio al ataque sufrido por Corina De Bonis.

“El macrismo es responsable del clima de violencia social que vivimos producto de la persecución y represión contra quienes se oponen al modelo del ajuste”, espetó el kirchnerismo local, que fogonea y acompaña cada marcha en el distrito de María Eugenia Vidal. Aunque Morón no tiene escuelas cerradas, ahora se sumaron a los reclamos los dos centros de estudiantes más emblemáticos del distrito (Dorrego y Chababuco), tanto por su militancia como por los problemas edilicios. De allí salieron el jefe del Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella; y el diputado nacional K Adrián Grana.

El concejal de Cambiemos Emiliano Catena calificó como “demagógico” el proyecto. “No les interesa la educación, están usando a la comunidad educativa y no reconocen sus errores”, explicó. El viernes pasado, la movilización ingresó al Consejo Escolar a la fuerza, mientras que desde el Municipio se supervisaban las obras financiadas por Provincia.

El proyecto de la oposición tenía, curiosamente, algunos puntos que a los concejales macristas del Conurbano le reclaman a los intendentes peronistas. Entre otras cosas, proponía utilizar el Fondo Educativo “exclusivamente” para obras de infraestructura. Y que el Ejecutivo entregue un informe periódico donde se rinda la inversión y los avances. En otras palabras, Unidad Ciudadana pedía auditar lo que sus propios intendentes se negaron a mostrar y asumir.

Una rendición es lo que le reclamaba la Provincia a los intendentes de Moreno, Merlo, Ituzaingó, Hurlingham, La Matanza, etc. En el colapsado distrito que gobierna el camporista Walter Festa, el año pasado apenas se invirtió un 1% del Fondo Educativo en mantenimiento Escolar. En Hurlingham llegaron a desmentir que el fondo fuera para las escuelas.

En Moreno, Ituzaingó y Merlo recién ahora salieron a anunciar obras en los colegios. En el caso de Morón este año bajaron $60 millones. El compromiso del Presupuesto 2018 votado por la Legislatura implicaba invertir por lo menos la mitad en infraestructura escolar. La gestión de Ramiro Tagliaferro al menos tiene unas 25 obras para mostrar.

“Todo lo que la oposición sugiere en ese proyecto muestra su profundo desconocimiento sobre lo que pasa en las escuelas de Morón”, insistió Catena. El proyecto opositor establecía un acuerdo entre Provincia y Municipio. Todos los intendentes firmaron actas entre abril y mayo. Casi ninguno la cumplió, por lo visto en las escuelas. “Estamos trabajando el Gobierno de Morón, el Consejo Escolar y la Provincia de Buenos Aires para solucionar los problemas de infraestructura que causaron décadas de falta de mantenimiento y abandono a la educación pública”, agregó Catena.

El kirchnerismo salió a repudiar el rechazo: “El proyecto se presentó en el marco de la crisis presupuestaria y de infraestructura que vive la educación pública y tenía como objetivo generar una herramienta facilitadora para dar respuestas al deterioro que existe actualmente en las escuelas del distrito. Era una iniciativa para darle al intendente las facultades técnicas y legales para que se ponga a trabajar en lo que demandan nuestros vecinos y vecinas; acondicionar la infraestructura escolar y evitar tragedias como la ocurrida en Moreno”, destacó el concejal Hernán Sabbatella.

Y agregó: “El municipio recibió casi 70 millones del Fondo Educativo nacional que no sabemos en qué fue invertido y este proyecto establecía, entre otras cosas, que esos recursos se destinen exclusivamente a intervenciones de infraestructura. Lamentablemente para Tagliaferro la educación y la seguridad de nuestros pibes y docentes no es una prioridad”.

A su vez, desde el Municipio informaron (sin establecer los costos) obras en “más de 26 establecimientos del ámbito provincial”.

“Los arreglos, que incluyen tareas como reparaciones edilicias y adecuación de instalaciones, se suman a la renovación de cocinas y comedores que se lleva adelante en más de 70 instituciones a través del Sistema Alimentario Escolar (SAE)”, que está municipalizado ese el año pasado en esta y otras once comunas (incluido Hurlingham).

“Con el Fondo Educativo nos ponemos al frente de estos arreglos tan necesarios en las escuelas, así como desde hace dos años la implementación exitosa del SAE permite mejoras fundamentales en el ámbito educativo”, explicó Tagliaferro.