Inflación, marcha y la marca de los servicios en Moreno

El Gobierno tiene fecha de vencimiento”, advirtió el titular de SUTEBA en el acto central docente en Congreso, tras el segundo día consecutivo de paro. La marcha fue precedida por el secuestro y tortura de una docente de Moreno, un distrito en donde siguen sin clases desde la tragedia en la Escuela 49. La marca de una historia que se repite con dolor.

Después de la desconcentración se conoció el indice de inflación. 3.9 en agosto y más del 24% en el acumulado del año. Los gremios docentes nunca firmaron la paritaria que ofreció Provincia. El último pedido fue del 30%, más la cláusula.

Hace instantes pudo salir a hablar la docente Corina De Bonis, quien denunció haber sido atacada ayer. Le marcaron la panza. “Ollas no”, le escribieron. Autos extraños, panfletos anónimos. La instalación del terror en medio de un conflicto que no se detiene. Un distrito detonado. A seis semanas de la tragedia, referentes de SUTEBA Moreno señalaron hoy que ninguna escuela tiene clases. “Se hicieron controles, pero ninguna obra. Todas las escuelas tienen problemas de gas. En algunos casos por instalaciones y en otros porque los tubos estaban vencidos”, dijeron.

La Provincia no opina lo mismo y mira atónito la rebelión, mezcla de reclamos justos y el boicot político a un sistema que ya estaba detonado. Sólo el peronismo lo controla. Desde el mes pasado que los comedores tampoco funcionan correctamente. El Gobierno hace agua en tierra minada y el kirchnerismo promueve y a su vez explota el colapso.

No hay datos del atentado de ayer. Signo de mano de obra desocupada u ocupada de ciertos servicios. Pasó hace una década tras la desaparición de Julio López. “De lo que pasó no puedo contar nada, la policía lo está manejando, no puedo dar detalles”, insistió De Bonis al ingresar a su casa. También necesito encontrarme con mis compañeras porque desde la noche no las veo, y también darle tiempo a mi familia”, agregó la víctima en una improvisada rueda de prensa.

Otra multitudinaria marcha se vivió hoy en ese distrito: comunidad educativa, gremios, dirigentes K como Martín Sabbatella y de izquierda mantienen vivo el reclamo. Reclaman, exigen y además direccionan toda sospecha hacia Cambiemos.

“Hacemos responsables a la Nación y a la Provincia de la seguridad de padres, docentes y alumnos. Si no hay respuesta, esta lucha va a continuar: no vamos bajar los brazos”, advirtió Baradel en Congreso. “En Moreno hay estupor, indignación, mucha bronca y una sola convicción: que tenemos que estar unidos”, dijo el dirigente de SUTEBA.

Por su parte, la secretaria general de CTERA Sonia Alesso dijo que las ollas populares “no son violentas”. “Violencia es mentir, es el hambre y los despidos. Violencia es la prepotencia de los que todos los días nos insultan, subestiman y desprecian. Este un país gobernado por ricos para los ricos”, criticó. Al movimiento docente se sumaron sectores universitarios.

Aunque la mayoría de los gremios cerraron paritarias “a la baja”, la Conadu histórica y centros de estudiantes tienen algunas facultades de la UBA tomadas. Desde la CTERA convocaron a una marcha de antorchas. El contexto habilita a todo.