Segunda condena para Muiña, el represor que había recibido el 2 x 1, por los crímenes en el Posadas

Luis Muiña, el represor que se desempeñó dentro del “Grupo SWAT” durante la última Dictadura fue condenado este viernes a prisión perpetua por los crímenes cometidos en el Hospital Posadas durante la dictadura. Es la segunda sentencia de Lesa Humanidad que pesa en su contra. En la primera había recibido el beneficio del 2×1 en 2017.

El veredicto de esta mañana corresponde al segundo juicio por delitos imprescriptibles cometidos en el Hospital Posadas. En sus instalaciones funcionó un centro clandestino: “El Chalet”. El Tribunal estuvo integrado por los jueces Jorge Alberto Tassara, Julio Panelo y Néstor Guillermo Costabel.

Inicialmente, también era juzgado el genocida Argentino Ríos, pero murió días atrás. Por su parte, el dictador Reynaldo Bignone falleció antes del inicio del juicio.

Muiña fue juzgado y condenado por la desaparición de seis víctimas, dos de las cuales fueron asesinadas: Jorge Mario Roitman y Jacobo Chester.

Roitman era médico, fue secuestrado el 2 de diciembre de 1976 de su casa y llevado detenido-desaparecido a “El Chalet”. Su cuerpo estuvo desaparecido hasta el año pasado, cuando fue encontrado mientras se realizaban obras en los terrenos del Hospital. Así, pudo ser identificado 41 años después.

Chester trabajaba en el Departamento de Estadísticas y cumplía funciones en la guardia. Fue secuestrado de su casa el 26 de noviembre de 1976 y fue llevado detenido-desaparecido a “El Chalet”. Su cuerpo apareció el 2 de diciembre de ese año en el Río de la Plata.

En 2017, con las firmas de Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, Muiña fue beneficiado con el 2×1 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, pero volvió a ser detenido cuando se revocó su sobreseimiento por esta causa por la cual este viernes se conoció el veredicto. Ese fallo mereció que el Congreso modificara la ley que aplicaba la reducción de condenas, para que no tuviera más efecto sobre crímenes de Lesa Humanidad.

Durante el terrorismo de Estado, el genocida civil Luis Muiña participó en el autodenominado “Grupo SWAT”: un grupo de tareas para cometer delitos de lesa humanidad. En el primer juicio había sido condenado a 13 años de prisión.