Kicillof se muestra como «alternativa», junto a uno de los últimos caciques del PJ bonaerense

El diputado de Unidad Ciudadana Axel Kicillof dejó su sello en Ituzaingó, donde participó de varios encuentros organizados por el kirchnerismo local y el intendente, Alberto Descalzo. Se concentró en la crisis económica y aprovechó para pedir por el Hospital, una obra que el Gobierno no retoma y que tiene defectos de raíz que nadie reconoce.

«Dejen de tuitear y vengan a conocer los problemas de los bonaerenses», puntualizó el exministro de Economía, y sostuvo que «gobernar es solucionarle los problemas a la gente, no crearles más». Bajo su gestión, el INDEC (entonces intervenido) había dejado de difundir los datos de pobreza. El último daba 5%, menos que la Alemania de Merkel.

Axel había sido parte del equipo económico de Amado Boudou y Hernán Lorenzino, antes de convertirse en el mejor intérprete de CFK. Hoy recorre el Conurbano de cara a 2019. Podría ser el candidato de Cristina a la Gobernación, un lugar que conoce poco y que tiene rivales adentro el PJ. Profesor de la UBA, de izquierda y actual referente de La Cámpora, Kicillof asistió ayer a dos actos junto a Descalzo, ex duhaldista y efímero ministro de seguridad de Carlos Ruckauf.

Los extremos se juntaron, primero, en el salón municipal. Y más tarde en una «marcha de antorchas» por la educación. Irónicamente, Descalzo incumplió la inversión del Fondo Educativo, hasta que estuvo cara a cara con padres de escuelas que estaban cerradas. Una ex funcionaria del municipio es a su vez directora de una Primaria en Udaondo que estaba sin clases porque tenía el pozo tapado y habían visto ratas en la cocina. Nada que un auxiliar y un atmosférico no pudiera solucionar. El 60% del distrito no tiene cloacas. Néstor Kichner las prometió al asumir en 2003.

Ese año también pusieron la «piedra fundamental» del Hospital de Ituzaingó. Obra que recién tuvo financiamiento en 2012. Pero generó el desfinanciamiento del servicio de salud local. El hospitalito de Brandsen pasó al grado de Sala de Atención Primaria en 2009. El municipio no brinda salud y la obra de Brandsen y Roca dilapidó recursos del PAMI.

«Hace tres años que está esperando para inaugurarse. No es de una gestión o de la otra, no es de la provincia o del municipio, es de todos los vecinos de Ituzaingó, gobernadora», apuntó Axel. No recuerda que había sido inaugurado falsamente en 2015 por Daniel Scioli y por Descalzo. El convenio de la obra es dudoso. Traspasarlo no haría más que confirmar que se usaron recursos de la obra social de los Jubilados para otra jurisdicción, lo cual es claramente una ilegalidad.

Entre el problema jurídico, la escasez de recursos y el conflicto político, el Hospital del Bicentenario sigue estando dormido. La Provincia ofreció al municipio sumarse al SAME Provincia. Le donarían 7 ambulancias de primer nivel, pero Descalzo se negó a aceptarlas. Como también a mostrar el contrato con Salud Protegida. El servicio es malo y privatizado. Axel no tiene por qué saberlo. Conoce poco y nada el Conurbano y los dinosaurios de los ’90 que ofrece el PJ.

La mecánica no ha cambiado nada. El ex ministro pasó por el Ateneo NK. Abrió hace poco. Regalaba mercadería a vecinos: les dicen que son donaciones. Recursos que no llegan a comedores que maneja la oposición, que les niega la Comuna.

En la Plaza San Martín, Kicillof llamó a «construir una alternativa en la provincia y en todo el país que devuelva los derechos y la dignidad a todos los argentinos». Esa alternativa será Unidad Ciudadana o el PJ ¿Irán juntos? ¿O por separado? Cuánto tiempo pueden estar mezclados agua y aceite. Los extremos se juntaron el viernes, al menos.

El miércoles pasado, en Ituzaingó, un grupo de intendentes acordaron llevar un candidato a gobernador propio, por fuera de La Cámpora.