Elevan a juicio oral la «megacausa» contra Scioli, el exministro Collia y el ex presidente del IOMA

El fiscal Alvaro Garganta, de la UFI 11 de La Plata, podría dar por terminada la etapa de instrucción y elevar a juicio oral la causa que más preocupa al ex gobernador Daniel Scioli y parte de su equipo de Salud.  El fiscal investigó durante los últimos dos años el posible lavado de activos y desvío de fondos en realizaciones de las UPA como en el IOMA.

En la causa están imputados, además del actual diputado nacional del FPV, el ex jefe de Gabinete Alberto Pérez, el ex ministro Alejandro Collia, el ex titular de IOMA Antonio La Scaleia y el ex presidente de ABSA Guillermo Scarcella, entre otros muchos funcionarios de segundas líneas. Collia emigró a La Matanza tras la derrota electoral de 2015. Y curiosamente asumió como concejal K de Tres de Febrero, donde respalda los conflictos en el Hospital Posadas.

La megacausa se inició por una denuncia de Elisa Carrió, por la supuesta adjudicación irregular y cartelización de la obra pública, millonarios contratos irregulares en ABSA, facturas truchas emitidas desde la Jefatura de Gabinete y con el programa “Soluciones Ya” y una serie de maniobras de fraude con internaciones domiciliarias y medicación oncológica.

«En las próximas semanas, el titular de la Unidad Funcional de Investigaciones 11 terminará de definir la elevación a juicio, previa revisión del Fiscal General. Luego del traslado a la defensa, la jueza de Garantías Marcela Garmendia deberá decidir por el sobreseimiento o por habilitar la instancia de juicio oral, decisión que podrá ser apelada por la defensa de los imputados ante la Cámara de Apelaciones y Garantías», publicó este domingo el diario de Plata El Día.

La defensa hizo todo tipo de presentaciones jurídicas para impedir el juicio. Entre ellas, una recusación contra la jueza Garmendia impulsada por la defensa de los procesados en la investigación por supuestas irregularidades en el Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA). «Todo podría demorarse un año», dicen en los pasillos de las Fiscalías platenses.

Scioli llegará a la instancia oral inhibido por casi 200 millones de pesos e imputado por los delitos de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública en nueve hechos en concurso real con tráfico de influencias pasivo y activo, ambos en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público, igual que el ex ministro de Salud, Alejandro Collia, y Ricardo Estanislao Miller, el empresario amigo del ex gobernador que fue beneficiado con la adjudicación de construcción de nueve Unidades de Pronta Atención (UPA).

Miller Building SA construyó 15 de las 17 UPA durante la gestión de Scioli en la Provincia. La Justicia puso la mira en nueve de ellas, una de las cuales es la que se levantó en Los Hornos. Además, la firma del “Petiso” Miller compró en 2016 el predio a donde vivió el ex Gobernador en Villa La Ñata por U$S 3.850.000. Scioli había incluido el terreno en su declaración jurada de 2017 con una valuación de 9 millones de pesos, sin embargo meses más tarde lo vendió en casi 62 millones de pesos.

La otra investigación troncal es la relacionada al funcionamiento de ABSA, la empresa estatal de aguas y cloacas, entre 2009 y 2015. El presidente de la firma durante toda la anterior gestión fue Guillermo Scarcella, un operador judicial muy cercano a Scioli, sindicado como su presunto testaferro en la denuncia de Carrió, que hoy está imputado por “negociaciones incompatibles con la función pública, en 22 hechos en concurso real e incumplimiento de los deberes de funcionario público, con una expectativa de pena de 1 a 50 años según la elevatoria a juicio del fiscal Garganta.

Scarcella está apuntado por 22 contratos de servicios de alquileres de maquinarias calificadas como irregulares por un valor total de 62.7 millones de pesos. Junto a él fue procesado Pablo Damián Elias.

La “megacausa” Scioli tiene como uno de sus ejes la causa vinculada a supuestos delitos de corrupción en IOMA durante la gestión del ex titular Antonio “Tano” La Scaleia, donde se investiga un gigantesco fraude por más de 650 millones de pesos sólo entre 2013 y 2015. El ex presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital de Morón fue clave en la resistencia a que ese nosocomio pasara a ser un materno en 1995. Fue premiado con cargos por el duhaldismo.

Junto a La Scaleia hay otros 19 procesados, entre funcionarios, integrantes del directorio vinculados a sindicatos y empresarios de firmas de internación domiciliaria, imputados por los delitos de negociación incompatible con el ejercicio de la función pública; peculado de caudales (78 casos que concursan realmente entre sí) en concurso ideal con fraude en perjuicio de la administración pública y uso de documento público falso.

La instrucción vinculada a IOMA fue una de las más complejas por la enorme cantidad de casos denunciados y adjuntados a la investigación de afiliados que aparecían como beneficiarios de internaciones domiciliarias que se financiaban con dinero de la obra social pública de la Provincia. Además, en la mira hay otra larga serie de casos de supuestas irregularidades con medicación y prótesis.

Considerado la mano derecha de Scioli y su hombre de máxima confianza, Alberto Pérez es otra de las figuras centrales de la causa que ahora llegará a juicio oral si la jueza Garmendia no dicta su sobreseimiento. El ex jefe de Gabinete está imputado por los delitos de peculado en concurso ideal con el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y con incumplimiento de los deberes de funcionario y falsedad ideológica de un instrumento público. Con esos delitos, la expectativa de prisión es de 1 a 50 años.

Pérez quedó en la mira por la emisión de una serie de facturas apócrifas desde la Jefatura de Gabinete para financiar eventos. En total, según la instrucción de la causa, la suma total bajo la lupa es de 10.720.000 pesos. En esta causa también está imputado Walter Carbone, ex director de administración del organismo en cuya lujosa vivienda se encontró una enorme estatua de un dragón con una caja fuerte empotrada.