La CTEP defendió a Grabois y asegura que distingue entre trabajadores informales y el negocio ilegal

La detención del dirigente de CTEP Juan Grabois, anoche, tras el operativo que levantó los puestos que un grupo de senegaleses mantenían en la estación de Constitución, generó el rechazo de esa y otras organizaciones, pero volvió a disparar el debate sobre un sistema de venta que toma mano de obra barata pero esconde a los dueños del negocio ilegal.

«Desde la CTEP se intentó impedir el operativo, porque es estigmatizar el trabajo de la economía popular. Fuimos a la comisaría y allí fueron detenidos Grabois y otros dirigentes. Nos movilizamos enseguida y hubo una gran movida de políticos como Felipe Solá y la CGT que presionó para que lo liberaran», aclaraba esta mañana Lucas Spinosa, referente moronense de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, cercana al Movimiento Evita y al FPV.

Precisamente, una interna dentro de esa organización había corrido a Grabois de la conducción gremial, debido a su cercanía con Cristina Kirchner. Anoche pedían por su liberación dirigentes de U. Ciudadana y Nuevo Encuentro de Capital, además de Luis D Elía, de MILES. También salieron con repudios el PJ bonaerense y diputados de Unidad Ciudadana.

«Una de las políticas de la CTEP es acompañar a los inmigrantes. Es un sector complejo. Muchas veces detrás de un vendedor hay una figura espuria. Intentamos trabajar con aquellos que salen a vender y romper con la lógica espuria», explicó hoy Spinosa en declaraciones a MPQuatro radio online. Grabois había sido liberado cerca de la medianoche.

La CTEP ya había intervenido en 2016 cuando el Municipio de Morón había avanzado sobre la venta callejera de la estación. Fueron dos semanas de protesta. Una disputa de poder entre los puesteros derivó en una balacera, de la que uno de los capos salió herido y otros dos fueron detenidos. Aunque con el correr de la semanas los puesteros volvieron.

«Es importante darle un marco de regulación a la venta ambulante. Eso que es reprimido ayer. Regular sería una forma de terminar con la explotación. En Morón intentamos hablarlo varias veces, para llevar adelante una ordenanza que regule la venta ambulante. Es algo que existe desde que existe el comercio. Hay que dignificar el trabajo. Son trabajos que están en las peores condiciones, entre ello la violencia policial», sostuvo Esponisa esta mañana.

La CTEP tenía previsto para hoy una serie de manifestaciones sobre empresas de servicios públicos, junto a la CCC y Barrios de Pie. En el caso de Morón, la sede de Edenor de la calle Mendoza. «Las tarifas tienen que retrotrarse. La jornada tiene como objetivo visibilizar en espacios locales lo que está pasando. Hay boletas impagables», indicó Spinosa.