Tagliaferro se dio el gusto de habilitar la obra más resistida por la oposición

Me cansé de recibir felicitaciones de vecinos, que antes estaban asustados por el tema del tránsito. La bicisenda ya era un éxito antes de que se habilitara el Metrobús”, señaló hoy el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, cuando se lo consultó por la protesta que a 100 metros del acto inaugural del corredor de colectivos buscaba ganar algo de atención.

Así como pasó con el Aeropuerto, pero con menos prensa, la obra del Metrobús encontró resistencia entre fuerzas de la oposición y, en cierta medida de vecinos frentistas. El sabbatellismo había acaparado la audiencia pública de octubre de 2016, sin intenciones de escuchar el proyecto (reformado) del ministerio de Transporte y la secretaría de Planificación Municipal, que en ese entonces lideraba Leandro Ugartemendía, hoy jefe de bloque de concejales de Cambiemos.

Tagliaferro siempre vendió el proyecto en campaña. Ugartemendía encabezó la lista ganadora. Con el nuevo HCD aparecieron las manos (del macrismo y de los monobloques del GEN, PJ y Tercera Posición) que habilitaron por fin la obra en diciembre último. La obra de 3.3 kilómetros, fue financiada por Nación y costó cerca de 155 millones de pesos.

“Hubo alguna resistencia, por el parque verde, pero beneficia a 200 mil personas. Es el primer metrobús con una ciclovía, tiene espacios verdes, lugares para los chicos, iluminado. Las mujeres que van a trabajar son las que más lo valoran. Estamos poniendo más cámaras en los colectivos. Demostramos que las obras empiezan y terminan”, indicó este mediodía el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, mentor de los 13 metrobuses diseñados bajo su gestión.

Para el sabbatellismo, un sector del massismo y la izquierda es una obra “costosa e inútil”. Esta mañana, un grupo de dirigentes, estudiantes y despedidos del Hospital Posadas se cercaron cuanto pudieron. Quedaron a unos cien metros del palco, custodiados por fuerzas de seguridad. Llevaron diferentes reclamos y gritaron consignas contra Macri.

Para colmo, a las pocas horas de inaugurado un colectivero tiró una moto que iba por el carril no permitido. Un hecho que si fue noticia fue por el lugar, la hora y el contexto. Un rato antes, en Vergara, hubo otro choque. No hay registro.

“Esta obra costó 4 millones de pesos por cada 100 metros. Por esa plata no hacemos ni una cuadra de asfalto. Basta de verso, con eso hicimos los carriles, la bicisenda, las paradas y pusimos las cámaras, luces, juegos…”, recapituló Tagliaferro.

Para que el tránsito se alivie en el ingreso a Morón, falta una pieza clave: Aún están negociando de qué manera llega la avenida Cañada de Juan Ruiz (ensanchada y asfaltada desde Vergara) a la Colectora y cruza hacia Villa Tesei. El intendente sostuvo que lo están viendo con Transporte, pero también existiría una disputa por los semáforos con la Provincia.

Es cierto que el cuello de botella del tránsito está en Vergara, pero se aliviará cuando los camiones sólo crucen esa avenida.

El Metrobús quedó habilitado esta misma tarde: tiene siete estaciones techadas a la altura de las calles La Rioja, Derqui, Amado Nervo, Primera Junta, Dolores Prats, Fasola y Lambaré. Cada parada suma rampas para facilitar el acceso, iluminación LED, cestos de residuos, asientos e información de los recorridos. Al corredor utilizarán diariamente las cinco líneas de colectivo que circulan por la zona: 1, 166, 302, 390 y 182, que tiene unos 50 servicios por hora.