En la UNAHUR, los intendentes del PJ piden «ayuda» para contener la «paz social»

Los intendentes peronistas del Conurbano siguen dispuestos en repetir la fórmula de crisis pasadas, aunque invocando esta vez a la «paz social». En la sede de la UNAHUR, hoy intercambiaron opiniones y trazaron estrategias junto a rectores y decanos de universidades nacionales.

La nueva estrategia reza «contención para que esto no explote». Una mezcla entre el desborde duhaldista en 2001 y la visión social de la Iglesia. Todavía suenan las campanas por la misa del sábado en Luján, donde junto a Moyano se pusieron en primera fila, condición o no papal.

«Creemos firmemente en la paz social», enfatizó el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, quien ofició de vocero de sus pares peronistas del GBA, al tiempo que criticó al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal por «desfinanciar nuestros municipios». Una afirmación fácilmente rebatible, ya que fue con Cristina Kirchner que los municipios y la Provincia perdieron recursos y autonomía. Aún en plena crisis, el Gobierno despliega obras en Ituzaingó, que caían en cuenta gotas con CFK, como agua y cloacas.

«Les pedimos que nos ayuden a construir un buen programa para la salud, la educación, el trabajo», indicó el titular de la FAM bonaerense y congresal del PJ. Hace 23 años que promete contar con un hospital en su distrito, mientras los vecinos se atienden en otras comunas.

En 2003 puso la piedra fundacional junto al ex gobernador Felipe Solá, quien hoy se fue del bloque renovador en Diputados, pero la Provincia no avanzó con ningún proyecto, ni siquiera con la promesa de Néstor Kirchner de financiarlo. Se anunció recién en 2008 junto con los Hospitales del Bicentenario. En 2009 bajó a la categoría de «Sala de atención primaria» al ya precario hospitalito Municipal de Brandsen. PAMI comenzó a la construcción en 2012 luego de un convenio en el que se comprometió como «comitente», es decir que no le pertenece nada aunque puso plata. Su funcionamiento nunca estuvo claro.

El municipio presiona para abrir una guardia (que inauguró falsamente en 2015) pero PAMI y Provincia estudian todavía qué hacer con semejante obra, que está vacía y sin terminar. Por lo pronto, Vidal inició en 2016 un plan para reformar las guardias de los hospitales bonaerenses y diseñó un sistema para dotar de ambulancias a los precarios sistemas de emergencias municipales. Ituzaingó no las aceptó todavía.

Descalzo se pronunció de esa forma durante un encuentro realizado en la Universidad Nacional de Hurlingham en la que funcionarios de áreas sociales de 15 municipios del Gran Buenos Aires gobernados por el PJ advirtieron sobre la situación en educación, salud y alimentación. Participaron también los intendentes Juan Zabaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gustavo Menéndez (Merlo), Andrés Watson (Florencia Varela) y Santiago Maggiotti (Navarro).

En la reunión estuvo presente el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, quien criticó las políticas del Gobierno, a las que calificó de «liberal conservadoras» y consideró que la situación de la pobreza en el tercer trimestre del año será aún ‘peor’.

La idea del cónclave fue definir «prioridades y estrategias para la elaboración de una agenda común de atención de la cuestión social en un contexto de pérdida de incertidumbre y pérdida de bienestar de amplios sectores de la sociedad”. «La inflación, recesión y desempleo impactan de lleno en la provincia y sus municipios» y generan «una demanda masiva con foco de atención en la cuestión social», en momentos en que tanto «el Gobierno nacional como el provincial hacen un ajuste a los municipios, quitándole día a día más recursos», advirtieron.