Con quórum y nuevos incidentes en la calle Diputados debate el Presupuesto 2019

Finalmente el Gobierno consiguió dictamen y quórum para empezar debatir el Presupuesto 2019 en Diputados, pero la sesión tuvo los mismos condimentos que en la reforma previsional. Otra vez hubo incidentes afuera del Congreso, detenidos y un sector intentó cerrar el debate.

Luego de que diputados K y de izquierda salieran a enfrentar a la Policía, el oficialismo rechazó suspender la sesión, lo que origió el primer cruce feo entre los bloques. La oposición le solicitó al titular de la Cámara, Emilio Monzó, que convoque al jefe del operativo para que explique el protocolo de seguridad para la jornada que ya se presentaba cargada de violencia.

El diputado oficialista cedió ante el pedido de diputados de la izquierda y kirchneristas por lo que organizó una reunión con todos los jefes de bloque de la Cámara baja en su oficina con el objetivo de lograr que la sesión siga adelante. Tras el encuentro, el propio Monzó reanudó el debate y anticipó que el jefe del operativo permanecerá en el Congreso mientras dure la sesión para ser consultado por los diputados sobre el operativo.

Asimismo, se acordó la creación de una comisión de distintos bloques para el monitoreo de la situación en las afueras del Palacio Legislativo.

El oficialismo logró el dictamen de mayoría tras una agitada reunión en la que la iniciativa fue firmada por 28 integrantes de la comisión de Presupuesto y Hacienda: 23 oficialistas, a los que se sumaron el cordobés Martín Llaryora, el entrerriano Juan José Bahillo, el misionero Jorge Franco, la chaqueña Elda Pértile (que suscribió con disidencias) y la santiagueña Norma Abdala de Matarazzo.

Para lograr la media sanción, el oficialismo tiene garantizados 136 votos propios, cerca de 23 del interbloque Argentina Federal (PJ y aliados), los tres diputados del bloque Evolución de Martín Lousteau; una parte del Frente Cívico por Santiago del Estero, y monobloquistas como la cordobesa Adriana Nazario y la neuquina Alma “Chani” Sapag. En contra, se plantarán el Frente para la Victoria, el Frente Renovador, el flamante interbloque Red por Argentina que encabeza Felipe Solá, el Frente de Izquierda, Unidad Justicialista (San Luis), el monobloquista santafesino Luis Contigiani (Frente Progresista Cívico y Social); sumado a algunos diputados sueltos del bloque Justicialista.

El temario de la sesión también incorpora el tratamiento de los dictámenes del paquete fiscal de revalúo de reforma del régimen impositivo de Bienes Personales, Ganancias de acuerdo al índice de precios y monotributo especial para pequeños productores cañeros y tabacaleros.

Estos temas se debatirán junto al Presupuesto, pero se votarán por separado hacia el final de la sesión. Al ingresar al recinto, el jefe del bloque de diputados nacionales del PRO, Nicolás Massot, se manifestó confiado en que el oficialismo tendrá los votos necesarios y destacó la importancia de “poder discutir en un marco de tanta polarización y tener los consensos necesarios para una herramienta tan importante que durante muchos años no se ha discutido con seriedad”.

Por el lado de la oposición, en cuyas bancadas se lee el cartel “No al Presupuesto” acompañado por banderas de Estados Unidos y hasta una gigantografía de Lagarde, los legisladores insistieron en que la ley de gastos está hecha “a medida del FMI”.

Antes de que comenzara la sesión, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuestionó las protestas en contra del proyecto y subrayó que “no se puede llevar la manifestación como mecanismo de extorsión”. “Todo aquello que salga del marco de la ley e intente generar un cambio real del Estado de derecho hay que denunciarlo inmediatamente”, añadió.