PJ Bis: El massismo y una parte del armado del intendente Descalzo se preparan para darle batalla a Cambiemos

El massismo, el massismo residual y parte del armado de Alberto Descalzo, ensayaron ayer el primer intento de unidad en el distrito. El Encuentro de la Militancia exhortó a “que el peronismo vuelva a gobernar”, aunque en el distrito ese derecho podría perderlo después de 24 años, a manos de Cambiemos en 2019. Ahí está la apuesta, ya que no se desmiente que vayan a jugar para la (última) reelección del intendente.

En la Sociedad de Fomento Grand Bourg se abrazaron el secretario de Gobierno del Municipio, Alfredo Almeida; los concejales Carlos Acuña (FR), Roberto Altarrui (FR pero muy pegado a Osvaldo Marasco) y José Luis Sánchez, el polémico ex Tupac que ingresó por la lista de Marasco al bloque de Cambiemos en el 2015, colaboró para generar toda la confusión posible en ese espacio, y luego volvió con el PJ.

“Tenemos que recuperar el país, la provincia y también lucharemos por nuestra patria chica, no nos tenemos que resignar”, dijo Acuña, quien el 17 de octubre pasado participó de los festejos en Tucumán junto a la CGT, Massa y Pichetto y declaró que Cristina era “volver al pasado”.

Cualquier armado nacional dependerá de cuatro o cinco dirigentes nacionales de peso. Pero en cada comuna se viven situaciones en común con historias muy distintas. En Hurlingham, la Cámpora le va a dar pelea al PJ de seguro. En Morón, el peronismo se reunió también esta semana, pero dejando afuera al sabbatellismo. Allí al menos no se confunden con el oficialismo, como pasa claramente en Ituzaingó.

“Queremos buscar una alternativa seria para nuestros vecinos. Creemos que de ninguna manera el camino sea que nos gobiernen desde afuera , como así tampoco creemos en el traspaso del poder familiar”, aseveró Acuña, hijo homónimo del triunviro de la CGT (hoy con Massa).

Posted by Carlos Acuña on Friday, November 9, 2018

 

Por su parte Alfredo Almeida dijo que “la unidad hay que hacerla desde abajo, desde la militancia. No es una unidad de dirigentes, es la unidad del pueblo defendiendo los derechos, defendiendo a cada uno de ustedes. No podemos esperar que los dirigentes se pongan de acuerdo”.

“Debemos incorporara la comunidad organizada a través de las instituciones, darle el poder de decisión. Hay que hacer las cosas para la gente, para la comunidad y no para los dirigentes o para un partido político, hay que hacer política para los vecinos, para la comunidad”, manifestó.

El que no estuvo fue Roberto Rocha, un massista puro que intentó enfrentar a Descalzo en 2015, hasta que le armaron una interna y la perdió. “Esto fue un plenario, como el que iniciamos en abril en el gremio de estaciones de servicio, en el marco del espacio Alternativa Argentina”, explicó a este medio, no ajeno a la reunión de anoche. Consultado sobre si se juntarán con Descalzo, contestó que “primero hay que consolidar el espacio y después ampliarlo”. La historia reciente indica que Descalzo se ha dedicado la última década a perfilar candidatos opositores que le son útiles (Marasco levantó fiscales en 2015 y por eso fue expulsado de Cambiemos; y le han provisto de concejales al PJ de Rico a Macri, pasando por De Narváez, obviamente por los hermanos Marasco; y hasta el Frente Cívico o el Nuevo Encuentro).