La Legislatura bonaerense aprobó el Presupuesto 2019 y pasó para marzo el inicio del período ordinario en los HCD

Luego de un tratamiento en simultáneo en ambas cámaras, anoche los legisladores bonaerenses convirtieron en ley el Presupuesto bonaerense para el año próximo, la Ley Impositiva, la autorización para tomar deuda y la reducción del presupuesto de la Legislatura.

El proyecto oficial fue sancionado esta madrugada en Diputados con 29 votos a favor y 17 en contra. Intendentes consiguieron evitar el pago de subsidios. La Provincia ahorrará $2.800 millones. Y tomará deuda por $68.500 millones.

Para la sanción de la ley, Cambiemos procuraba el acompañamiento del Frente Renovador, el bloque PJ Unidad y Renovación que responde a los intendentes peronistas, y la bancada del Frente Amplio Justicialista, del ex camporista José Ottavis. Unidad Ciudadana y el minibloque del Frente de Izquierda votaron en contra.

Con el propósito de destrabar la negociación, se decidió el tratamiento del Endeudamiento en forma separada. Fue una instancia solicitada por el FR, de Sergio Massa. La alternativa fue necesaria para alcanzar los dos tercios. De esa manera el massismo podía votar en contra del cálculo de gastos enviado por María Eugenia Vidal, que requerían mayoría simple de ambas cámaras sin comprometerle número al oficialismo.

La primera sesión extraordinaria de ayer en Diputados comenzó con la sanción de la modificación del artículo 68 de la Ley Orgánica de las Municipalidades, para garantizar que los Concejos Deliberantes comiencen a sesionar cada primero de marzo y lo hagan hasta el último día de noviembre, al igual que la Legislatura provincial. Hasta este año iniciaban el período ordinario en abril. La modificación fue propuesta por el senador de Cambiemos Walter Lanaro.

Otra modificación de la LOM implicó un ajuste para los Concejos, que hasta ahora podían recibir hasta el 3% del Presupuesto de la Comuna y a partir de 2019 sólo recibirán 2%.

A continuación se sancionó un proyecto del diputado Maximiliano Abad –aprobado primero en la Cámara baja y luego en el Senado- que instituye una reducción de la fracción del Presupuesto correspondiente a la Casa de leyes. De esta forma, se pasa del 1,2 % al 0,9 % y se traduce en un ahorro de 2.800 millones de pesos para las arcas de la Provincia.

Luego, se trataron los proyectos del Ejecutivo para la ejecución presupuestaria de 2019. En ese marco, el diputado Marcelo Daletto, como miembro informante del oficialismo, repasó las características de la denominada Ley de Leyes y resaltó virtudes como la reducción de la presión tributaria, la reducción del costo fiscal y la incorporación de impuestos nuevos como el que se aplicará a las máquinas tragamonedas.

En ese sentido, el referente de Cambiemos explicó: “Este Presupuesto está formulado en un contexto de crisis del país; lo normal en una crisis es aumentar impuestos y este Presupuesto no lo hace”.

Daletto también celebró el intercambio con los bloques opositores y remarcó que “es una ley de consenso, porque entró un Presupuesto bueno y, gracias al aporte de la oposición, salió uno mejor”.

El acuerdo incluyó a los intendentes del PJ, que presionaron para que no tener que pagar subsidios a la energía y al transporte, ni invertir en Fondo Escolar en los colegios. También negociaron por recursos para obras públicas. El massismo negoció endeudamiento para discutir el desdoblamiento de elecciones.

En esas reuniones también surgió la eliminación del techo del 38% en la suba de tasas que proponía el proyecto. Y compromiso de obras públicas distritales.

La letra chica de Vidal tenía concedido, hasta la medianoche, que el Fondo Educativo mantendría cierta discrecionalidad. La exigencia era que el 100% debía ser destinado a infraestructura escolar.

En la Ley Fiscal había acuerdo para un aumento del 37,8% en el Impuesto Inmobiliario Urbano y Rural. Hubo conformidad para la aplicación de un impuesto del 2% para los premios de máquinas tragamonedas.

Con críticas al proyecto se manifestaron la diputada Florencia Saintout y sus pares Avelino Zurro, Walter Abarca y Guillermo Kane. Así las bancadas de Unidad Ciudadana y el Frente de Izquierda y de los Trabajadores se pronunciaron en contra de los tres proyectos que inciden en la vida económica de la provincia de Buenos Aires.

Saintout aseguró que “uno podría preguntarse cómo va a hacer el gobierno de la provincia para garantizar la compra de insumos que están dolarizados, cómo va a hacer para garantizar las clases”.

A su turno, la diputada del Frente Renovador Valeria Arata marcó una diferencia entre las tres propuestas legislativas. En nombre de su bloque acompañaron el endeudamiento y la Ley Impositiva, pero votaron en contra del Presupuesto 2019 con la siguiente aclaración: “En consonancia con nuestros diputados nacionales vamos a votar en contra del Presupuesto porque entendemos que no habla de las necesidades de los bonaerenses”.

Luego de las intervenciones del caso, se llevó a cabo una votación nominal que convirtió en ley -por más de dos tercios- la toma de deuda por parte del Ejecutivo para el año entrante.

Por otro lado, se declaró de interés provincial la atención de la ludopatía. La propuesta de la diputada Liliana Denot procura un abordaje integral para las personas con adicción a los juegos de azar. En este caso, la iniciativa pasó al Senado, donde continuará su tratamiento.

Igual destino tuvo un proyecto del diputado Federico Otermín que establece la eliminación de la multa -al entenderla como “excesiva”- que el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) cobra a los municipios que se demoran en la presentación de la declaración jurada requerida en la Ley 6.982.

Asimismo, fue aprobada y girada al Senado una iniciativa de la diputada Blanca Cantero que tiene por finalidad la protección del medio ambiente, la seguridad y la salud de los trabajadores en el proceso de comercialización y transporte de hidrocarburos.

Por último, Diputados convirtió en ley la prórroga, por un año, de la Emergencia en Seguridad. La normativa, busca optimizar los recursos humanos, tecnológicos y materiales, así como la adecuada prestación del servicio en cada área, a fin de garantizar las mejores acciones preventivas, operativas y resocializadoras.