Aeronavegantes fueron a repudiar a Flybondi y reavivaron la cruza kirchnerista contra el Aeropuerto de El Palomar

Dirigentes del gremio de Aeronavegantes, la CTA kirchnerista y Unidad Ciudadana marcharon esta tarde hasta el Aeropuerto de El Palomar para volver a cuestionar su funcionamiento, en una pulseada política en la que ahora se entrevera también la situación en Aerolíneas.

La movida gremial se sumó al colectivo “Stop Flybondi”, que ya venía cuestionando al Aeropuerto, a tal punto de lograr en febrero un amparo judicial que se cayó pocos meses después de una audiencia pública que tampoco fue desfavorable al proyecto del Ministerio de Transporte.

Por supuesto, al frente de la manifestación también se pusieron los concejales del sabbatellismo, que en 2005 lanzaba su propio plan aeroportuario en Morón Sur y celebraba en 2010 el uso temporal de la Brigada Aérea de El Palomar. El conflicto en Aerolíneas reavivó la contienda.

La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) marcó para reclamarle a la aerolínea Flybondi, por ahora la única que opera en la Base, “condiciones dignas” de trabajo. Y definió a la terminal, que este mes comenzará a funcionar como internacional, como “aeropuerto rucho”.

Los aeronavegantes le reclaman a la aerolínea “low cost” particularmente por la situación laboral de sus empleados. Días atrás se concretó una “entrega de viandas” a los tripulantes de cabina de esa línea aérea y una marcha frente a las oficinas, ubicadas en Retiro.

“Nos oponemos a una serie de prácticas que viene llevando esta low cost que van desde la imposibilidad de alcanzar acuerdos mínimos de pisos salariales o de convenio colectivo para los tripulantes de cabina y trabajadores del sector, casos de violencia laboral a nuestras afiliadas y el desenlace del despido de nuestra compañera Nadia, lo que configura una política antisindical feroz” apuntó Brey.

“Esta marcha es en apoyo a los vecinos de El Palomar que hace más de un año vienen denunciando judicialmente al aeropuerto trucho”, indicó el gremialista. Aunque no fue esa posición la mayoritaria en la audiencia de abril. Aunque hay vecinos de Hurlingham, que se mezclan con militantes K. Ni siquiera el intendente de ese distrito, el peronista Juanchi Zabaleta (ex concejal de Morón) se opuso al proyecto.

Brey aclaró que no se oponen al modelo aerocomercial “low cost”, algo que desde el principio cuestionaron, sino a “una empresa que en varios de los aeropuertos donde opera no depende de la prestadora de servicios Intercargo y que, además, tiene a mucho de su personal no afiliado a ningún sindicato”.

“Creemos que FlyBondi es la punta de lanza para destruir toda la cultura del trabajo sindicalizado y avanzar sobre los derechos y conquistas de los trabajadores aeronáuticos”, indicó.

El bloque de Unidad Ciudadana tampoco votó por la creación de la Tasa Aeroportuaria, que pagará la concesionaria Argentina 2000 al Municipio.

Martín Eurnekian, hijo del fundador y CEO de la empresa, dijo por su parte que “Estamos desarrollando junto al Ministerio de Transporte un ambicioso programa de inversiones y expansión de infraestructura que está alineado con la política de “Revolución de los Aviones”.

“Un ejemplo es el aeropuerto de El Palomar, que comenzó a funcionar en febrero de 2018 y que ya es el décimo aeropuerto del país en cantidad de pasajeros; comenzará a operar vuelos internacionales a partir de diciembre”, añadió el empresario.