El HCD de Ituzaingó aprobó una suba de tasas del 20%, pero Descalzo tiene una cláusula gatillo para un ajuste mayor

El Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó ayer el Presupuesto 2019  y un aumento de tasas del 20% a partir de abril, aunque por un delegación de facultades (muy cuestionable) el intendente podrá ajustar los tributos en función de la inflación del gasto público. Sólo la radical Rossana Galassi votó en contra de la ordenanza Fiscal e Impostiva.

El Cálculo de Recursos y Gastos del Municipio fue estimado en poco más de 1800 millones de pesos. Si bien se aprobó por unanimidad, tuvo miradas distintas entre oficialismo y oposición. La bancada del Frente para la Victoria acusó al Gobierno de darle cada vez menos obras.

Para el descalzimo «se ha invertido la pirámide», debido a que el 38% de los recursos municipales obedecen a la coparticipación y el resto a recursos genuinos. Por otro lado, para Cambiemos fue el municipio el que «fue perdiendo autonomía» y dependía de aportes extraordinarios de Nación o de Provincia para el pago de servicios y obras.

«La suba de tasas es solo del 20% a partir de marzo para lo que es Servicios Generales. Creemos que es un aumento relativamente bajo, de impacto morigerado», evaluó Pablo Piana, presidente del HCD.

Sin embargo, en Cambiemos opinan muy distinto. El concejal Gabriel Pozzuto observó que la suba interanual de la TSG será del 44% tomando la base impositiva. Esto se debe a que en el medio ya habría habido ajustes por decreto, gracias a una facultad delegada al intendente.

Es ese punto de la Fiscal por el cual la UCR votó distinto del resto. «No se le puede delegar al intendente la facultad de aumentar las tasas mediante una cláusula gatillo, de acuerdo al gasto de contrato que ni siquiera podemos ver. Es ilegal», se quejó Galassi ayer en el recinto.

En otras comunas existe una cláusula similar, pero porcentajes fijos para hacer reajustes en determinados meses del año siguiente. En este caso es como un cheque en blanco:»No sabemos cuánto puede aumentar».

Por su puesto, el oficialismo se quejó de la inflación, de las tarifas, y diferenció a los barrios residenciales de los countries y «barrios cerrados», a los que se les ajustará la tasa entre el 50 y 60%. El propio intendente Descalzo vive en «Los Pinguinos», el barrio más exclusivo.