Nueva marcha por el femicidio de Ailen Decuzzi en El Palomar: Ahora temen que el homicida sea deportado

Familiares y amigos de Ailén Decuzzi, la joven asesinada el 8 de diciembre en El Palomar, volvieron a movilizarse ayer por el barrio para exigir Justicia. Aunque el único sospechoso, David Balazar (su novio), está detenido desde el momento en que la Policía lo halló en la escena del crimen, hay temor a que la Justicia se demore en el juzgamiento y pueda ser deportado, por se extranjero.

La presunción por ahora sólo se basa en la intención del Gobierno de desprenderse de la delincuencia que proviene de otros países, aunque en este caso se trata de un delito gravísimo. La familia prepara una marcha a los Tribunales de Morón para el 8 de febrero, cuando se cumplan dos meses del asesinato, para acelerar la causa. Creen que podría demorarse tres años en llegar a juicio.

La movilización de ayer, a un mes del hecho, partió desde el barrio Gardel hasta la pensión donde vivía el acusado y Ailen fue estrangulada y molida a golpes. El caso fue uno de los 259 que se a agregaron en 2019 a la larga lista de femicidios en nuestro país.

En la gran mayoría de esos hechos (el 90%), las víctimas mueren a manos de parejas o familiares. Hay un 5% de los acusados prófugos y otro 25% que se suicidó o lo intentó, según los datos difundidos por Mumalá, la organización feminista de Libres del Sur.