La terminal de El Palomar cumple un año y se consolida como parte importante del sistema aeroportuario nacional

El Aeropuerto de El Palomar cumplirá mañana un año de uso comercial. Pasó mucha agua debajo del puente. De aquel primer vuelo (9/02/18) de Flybondi que llegó desde Córdoba sin pasajeros, debido a unas condiciones climáticas que obligaron a un desembarco previo en Ezeiza, pasaron más de 676 mil personas. Es la terminal insignia del modelo «low cost» del Gobierno y un proyecto clave para el distrito.

La pista no contaba entonces con los instrumentos necesarios para que los aviones operaran con baja visibilidad. Tampoco lo estaban la terminal en la Base aérea de El Palomar ni la aerolínea Flybondi, que estuvo condicionada por un amparo judicial en los primeros meses. Cuando la Justicia levantó esas restricciones, previa audiencia pública, quedó en claro faltaban aviones e infraestructura para cubrir la demanda.

Ahora El Palomar cuenta con parámetros internacionales. Tiene vuelos a Paraguay, Uruguay y Chile. Y sumó con JetSmart su segunda aerolínea.

Finalmente el Municipio pudo explotar al menos una de las dos bases aéreas que cuenta dentro de sus límites, una rareza mundial que en su momento el sabbatellismo intentó pero no pudo concretar bajo el gobierno de Néstor y Cristina. Apenas un mes de vuelos, por obras en Aeroparque. Una operación narco a España y la utilización de terrenos para el plan Procrear terminaron con cualquier otro proyecto aeronáutico.

La reactivación (como ocurrió con el Soterramiento) de esa idea llegó con el macrismo, que no pidió permiso, sino que avanzó rápido en la elaboración de un modelo aerocomercial que es cuestionado por los gremios aeronáuticos, pero que tiene aceptable respuesta entre la usuarios.

La venta de pasajes aumentó 6.7% durante el año pasado respecto del período 2017. Esa industria se vio beneficiada (por el tipo de cambio) más que perjudicada (pérdida de poder adquisitivo) por la devaluación de junio, con un incremento en los vuelos de cabotaje turísticos.

El Palomar no sólo registró un «sostenido crecimiento», según la operadora de la terminal (AA2000), sino que además colaboró con el sistema: ANAC indicó que el aeropuerto de mayor crecimiento fue el de Corrientes (87%) debido «a la nueva ruta que lo conecta con El Palomar».

Por supuesto, el municipio de Morón tuvo que hacer valer su voluntad en el Concejo Deliberante el año pasado para permitir que la Base ahora cuente con una parada de taxis, que pasen por allí los colectivos; y se determinaran los indicadores necesarios para desarrollar el comercio en esa zona reservada hasta el año pasado sólo para la Fuerza Aérea. Así como el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, impulsó el slogan de la «revolución de los aviones», la gestión de Ramiro Tagliaferro adoptó y busca desarrollar el concepto de «ciudad aeronáutica».

“El Aeropuerto fue una oportunidad de crecimiento para Morón porque estas obras son más progreso para el barrio, más empleo para los moronenses y significan también potenciar el desarrollo aeronáutico en el distrito, algo que también estamos impulsando con el Parque Industrial PITAM”, expresó hoy Tagliaferro.

Y agregó: “Cada vez vemos a más vecinos emocionados porque pueden conectarse con más facilidad, viajar a visitar a sus seres queridos y eso es inclusión y accesibilidad”.

El sabbatellismo, que cultivó los primeros bosquejos del proyecto aerocomercial, quedó reducido al papel de la protesta: Hoy acompañó el reclamo de vecinos del Barrio Aeronáutico, que están siendo desalojados por la Fuerza Aérea (ver aparte), a las puertas del palacio municipal.

Además el Municipio tuvo que poner en valor toda la zona de El Palomar, que todavía se inunda. La renovación de esa localidad incluyó la apertura y reparación de calles, la repavimentación de Derqui y de Marconi, la iluminación y señalización de los accesos, refugios en las paradas de colectivo, más cámaras de seguridad y una mejor conexión con la Estación de trenes del ramal San Martín, que facilita la combinación del transporte público. En este punto, el Aeropuerto de El Palomar tiene una ventaja estratégica en cuanto a su ubicación: está conectado al tren San Martín y a muchas líneas de colectivos, además de ser de fácil acceso gracias a las autopistas Del Oeste y Buen Ayre.