Un vecino logró escapar de un intento de entradera al chocar el auto de los delincuentes con su camioneta, en Castelar

Dos cámaras de seguridad registraron el momento en que cuatro delincuentes intentaron realizar una entradera a los tiros. Valentín, de 22 años, estaba ingresando a su casa en la localidad bonaerense de Castelar cuando tres hombres bajaron de un auto y comenzaron a disparar.

El hecho que se conoció este lunes se registró el viernes pasado a la noche en la entrada del domicilio ubicado en Pasteur 3039 del mencionado municipio del partido de Morón, cuando la víctima, identificada como Valentino Romano, llegaba a bordo de su Chevrolet S10.

Según indicaron los voceros y de acuerdo a lo que se observa en las imágenes de una cámara de seguridad privada, mientras el joven esperaba que se abriera el portón de su casa pasa ingresar con la camioneta, fue sorprendido por cuatro delincuentes que se movilizaban en un auto Ford Fiesta Kinetic celeste.

Tres de ellos descendieron armados del vehículo y dispararon hacia la camioneta de Romano para intimidarlo e ingresar al domicilio, pero en ese momento el joven dio marcha atrás hacia la calle, chocó el auto de los delincuentes y nuevamente lo golpeó en su costado izquierdo cuando aceleró para escapar del lugar.

Tras el episodio, los ladrones se fugaron rápidamente y abandonaron el Ford Fiesta a unas quince cuadras, en la intersección de las calles Alcalde Barbosa y Maza, precisaron las fuentes.

Los policías de la comisaría 3ra. de Morón que se acercaron al lugar del hecho levantaron cinco vainas servidas calibre 9 milímetros, y luego constataron, a través de las imágenes recogidas por una cámara de seguridad de la zona, que el vehículo que utilizaban los delincuentes tenía pedido de captura.

En diálogo con el canal América TV, Romano explicó que “volvía de trabajar e iba a descansar un poco” cuando los delincuentes, que “eran jóvenes y estaban tranquilos”, se detuvieron y le empezaron a exigir que se bajara del auto.

“Tuve que tomar la decisión de hacer lo que hice, quería evitar que entraran a mi casa, si me quedaba dentro de la camioneta, los dejaba ingresar a donde estaba mi mamá sola”, relató.

Además, comentó que tanto él como su familia están “preparados” para este tipo de episodios, pero que eso “no alcanza” porque están “a disposición de que ellos realicen estas prácticas delictivas todos los días”.

“Lo que quiero es que como sociedad hagamos un diagnóstico como corresponde, no necesitamos más policías, sino jueces y fiscales que hagan su trabajo y no dejen salir a esta gente por la puerta giratoria”, reflexionó.

El hecho es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Morón, a cargo de Matías Rappazzo, quien ordenó las diligencias correspondientes para avanzar con la investigación e intentar establecer el paradero e identidades de los delincuentes.