El subcomisario Alfredo Fanchiotti con su fusil, el 26 de junio de 2002

No se olvidan del crimen Kosteki y Santillán: Organizaciones sociales rechazaron cualquier candidatura de Felipe Solá

Los movimientos sociales rechazaron hoy la candidatura del diputado Felipe Solá «porque tiene las manos manchadas de sangre de nuestros compañeros». «Por su responsabilidad política y autoría intelectual de la Masacre de Avellaneda del 26 de junio de 2002, operativo represivo en el que fueron asesinados nuestros compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki», sostuvieron en un comunicado.

Solá era gobernador cuando un operativo de fuerzas de seguridad nacionales y de la Provincia fusilaron a los dos piqueteros durante una protesta en puente Pueyrredón. En tiempos de crisis (devaluación y patacones) la mano dura y la mordaza informativa «pacificaban» al país.

A tal punto, que las fotos del operativo fueron publicadas 48 horas después por las mayoría de los medios. Clarín tenía imágenes para un pulitzer.

«Solá también formó parte activa de la operación de prensa con la que los responsables políticos y materiales de la represión trataron de eludir su responsabilidad inventando una “interna piquetera” para culpar a los movimientos sociales y profundizar la represión. Con ese objetivo, horas después del operativo, el mismo Solá montó una conferencia de prensa junto al comisario Franchiotti, fusilador de Darío y Maxi».

El comunicado fue firmado por el Frente de organizaciones en lucha (FOL), MTD Aníbal VerónMRP, Frente Arde rojo, MTR por la democracia directa, COPA, Frente Popular Darío Santillán, Frente Popular Darío Santillán – Corriente Nacional, Izquierda Latinoamericana Socialista, Corriente Popular Juana Azurduy, MTR por la Democracia Directa en el MULCS, Agrupación Barrial Víctor Choque, Movimiento 8 de Abril y Federación de Organizaciones de Base.

Entre otras cosa que no perdonan es la forma en que los funcionarios duhaldistas fueron reciclando su imagen: «Solá sigue en el juego electoral: saltando de charco en charco, pero siempre constante y coherente con su compromiso histórico con los ricos y poderosos», le reclaman.

Por eso, los movimientos sociales «repudiamos su candidatura y reafirmamos que vamos a seguir luchando para que Felipe Solá y todos los resposables políticos y autores intelectuales como el ex presidente Duhalde , Oscar Rodríguez (vice jefe de la Side), Luis Genoud (ministro de seguridad de la provincia); Alfredo Atanasoff (jefe de Gabinete), Jorge Vanossi, (ministro de Justicia); Aníbal Fernández (secretario general de la Presidencia), Juan José Álvarez (secretario de Seguridad Interior), Carlos Ruckauf (exgobernador de la provincia) y Jorge Matzkin (ministro del Interior) paguen por la responsabilidad política y autoría intelectual de la masacre de Avellaneda».

Si bien los autores materiales del crimen, el ex comisario Alfredo Franchiotti y el cabo Alejandro Acosta, ya fueron condenados a perpetua y la cumplen en una cárcel común, los familiares consideran que no se juzgó a los responsables políticos. Aníbal Fernández, por entonces secretario de la Presidencia, se escudó en un viaje al exterior. Pero la izquierda trotskista siempre sospechó que estaba al tanto de todo.