Violenta entradera en Ituzaingó: Golpearon al dueño, ingresaron a su casa y apuntaron a su hijo de 7 con un arma

Tras la viralización de la fallida entradera del domingo en Castelar, hoy se conocieron filmaciones y los testimonios de un asalto que se concretó el viernes pasado en Ituzaingó: Los delincuentes amenazaron al dueño de casa y además le apuntaron su hijo de 7 años con un arma.

El robo ocurrió el viernes pasado a las 21.45, cuando un auto Ford Fiesta color azul se detuvo en el frente de una vivienda de la ciudad bonaerense, sobre la calle Martín Rodríguez al 800. En ese momento, un hombre estaba a punto de cerrar el enrejado de afuera de su propiedad.

“Miré a los costados porque se me había escapado el perro y cuando miro adelante mío había un ladrón que me apuntaba con un arma en la cabeza”, relató Ricardo. El hombre atinó a empujar al delincuente contra la reja. Sin embargo, detrás venía el resto de la banda, que se metió.

La víctima contó esta mañana al canal Todo Noticias que tres o cuatro atacantes “lo metieron a los golpes” dentro de la vivienda. “Mi peor pesadilla era que entren porque pensé que nos iban a matar a todos”, agregó.

El hijo de Ricardo comía junto a su mamá. De repente, la cena fue interrumpida por los gritos de un joven armado, con guantes de látex, gorra y anteojos de sol. “Cuando vi la pistola me quedé dura. Me decía que me tiré al piso, mientras me apuntaba. También le apuntó a mi nene”, señaló la mujer, llamada Carolina. En pocos minutos, los atacantes le llevaron varias pertenencias y 5 mil pesos en efectivo.

Para Carolina, los delincuentes son los mismos que intentaron asaltar a un joven en Castelar cuando llegaba a su casa en su camioneta. El episodio ocurrió horas después del asalto que sufrieron en su vivienda. “Los logramos identificar. Son los mismos. En nuestro caso intentaron dispararle a Ricardo, pero el tiro nunca salió”, indicó.

Tras la golpiza, Ricardo terminó con un cuello ortopédico, un fuerte golpe en la frente y varios moretones en el resto del cuerpo. Sin embargo, esto no es lo que más le duele. “Ahora, mi nene cuando tiene que ir a dormir agarra todos sus juguetes. A veces, en la madrugada se despierta y viene a ver si estamos nosotros”, contó, entre lágrimas.

“Es lo peor que me pasó en la vida. Además tengo mucha impotencia porque hasta hoy nadie hizo nada teniendo toda clase de información que le dimos la policía”, expresó la mujer. Después de la entradera, la familia le entregó a las autoridades la grabación de todas las cámaras de seguridad que tienen instaladas en el domicilio.